Debates y participación ciudadana: los cimientos de la nación se mueven

8595_623848914305362_70429202_n
Alejandro Ulloa García

Desde hace décadas, incluso siglos, La Habana se erige como el centro fundamental de la producción ideológica cubana.

Con los cambios económicos, políticos y sociales que hoy promueve el presidente Raúl Castro, “el debate” ha sido una de las consignas y, también, una de las mejores ganancias que ha conseguido su gobierno, al punto de que muchos cubanos sientan que “esto no vuelve a atrás”, refiriéndose a tiempos donde la población no gozaba de las “aperturas” de opinión que hoy, poco a poco, ejercen y ganan.

Con base en esa necesidad de debatir la Cuba actual, varios espacios en la capital –-fatalismo u oportunidad geográfica mediante-– convocan todos los meses a dialogar sobre temas polémicos y desde las visiones de varios intelectuales y especialistas cubanos.

Creado en mayo pasado, el espacio de debate “Dialogar, dialogar” que auspicia la Asociación Hermanos Saíz, invita los últimos miércoles de cada mes en el Pabellón Cuba a conversar sobre la realidad nacional.

Luego de romper el hielo con “El cambio de mentalidad”, ahora puso miras en “¿Qué significa ser revolucionario en la Cuba de hoy?”, invitando al profesor Jorge Luis Acanda, al bloguero Harold Cárdenas Lema (La Joven Cuba), y a Israel Rojas, del dúo Buena Fe.

Las continuas resemantizaciones del término, si nos interesa ser revolucionarios o no, a quiénes, y hasta dónde y cuál revolución, fueron algunos de los criterios de Acanda, quien consideró como esencial punto de partida “la condición humana” para la adjudicación de este calificativo.

Con una sociedad altamente envejecida, sin el protagonismo necesario de los jóvenes en la construcción del sistema social cubano, y con influyentes diferencias generacionales en la interpretación de la realidad, Cuba se enfrenta hoy a una renovación, si no forzosa, al menos sí inminente de los cargos y líderes públicos, lo que impone la urgencia de cavilados puntos de entendimiento y confluencias de “los revolucionarios cubanos”. Esta fue una de las ideas amasadas por los asistentes al debate, quienes analizaron las influencias del término en la historia de la Revolución Cubana.

Harold Cárdenas, desde su posición de bloguero, y luego del “bloqueo” al que fue sometido el blog La Joven Cuba, opinaba que “Ya estamos cansados de los estereotipos, lo que fue revolucionario en otros tiempos puede que ya no lo sea, es más, no lo puede ser por una razón cronológica básica.” Y apuntaba más tarde que “habría que estudiar hasta qué punto la juventud cubana es revolucionaria o hasta qué punto la realidad en la que se ha formado le ha permitido serlo.”

Más allá de las interpretaciones, o de “cuán revolucionario” se puede ser, Cuba se enfrenta hoy a la conceptualización y definición en resultados reales de su proyecto de país, lo que Acanda hizo notar en la opción de la Revolución Cubana por el socialismo, que no puede ser otra cosa que “socialización del poder y de la propiedad”, aspectos en los que hoy la nación vive interesantes transformaciones.

“No es posible analizar con nuevos códigos viejos tiempos ni actitudes, sin embargo, es también imposible aplicar viejas concepciones a nuevas realidades, y esto último está ocurriendo demasiado en nuestra realidad”, opinó Harold Cárdenas, quien concordó con Israel Rojas en que la realidad cercana es la principal modificadora de las concepciones de los cubanos, más allá de cualquier lección anticapitalista y antiimperialista, por muy correctas que sean.

Con el salón abarrotado, gente de pie, manos alzadas que no pudieron intervenir por la urgencia del tiempo, “Dialogar, dialogar” abre otra brecha para la interpretación de la realidad cubana y, quizás más temprano que tarde, sirva de canal para una creciente participación ciudadana en los cambios y derroteros que se construyen hoy en Cuba.

Acerca de Dialogar, dialogar

Historiador, investigador, papá de María Fernanda y Alejandra
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Debates y participación ciudadana: los cimientos de la nación se mueven

  1. Chachareo dijo:

    Lei el post en LJC y este fue mi comentario;
    “habría que estudiar hasta qué punto la juventud cubana es revolucionaria o hasta qué punto la realidad en la que se ha formado le ha permitido serlo.”
    La juventud de hoy nació en el periodo especial,por tanto creo que el día que se escriba la historia de Cuba, se tiene que tocar ese periodo histórico como el mas duro vivido por la nación y aun peor por sus características que la misma etapa de la colonia,no creo que otro pueblo desistiría como lo resistieron millones esas duras condiciones.
    Harold menciona la realidad que ha vivido ese joven,cual fue esa realidad?fue una realidad de subsistencia,le doy leche a mi hijo o se la compro al que se la roba de la fabrica,jamo o no jamo,me baño o que me coma la sarna,ando encuero o me pongo en el trapicheo.En eso vivimos todos,ahora la gran pregunta,cual de los revolucionarios de hoy renuncio a todo eso??creo que si existe alguno esta hoy en Colon y bien frío.cual de los revolucionarios de hoy no sabia que el bodeguero te quitaba de tu cuota y después tu mismo de pendejo le comprabas arroz y aceite??,cual de los revolucionarios de hoy no sabe que la gastronomía incluyendo sus directores a nivel nacional son una partida de mafiosos y corruptos??por que diablos mantenerlos aun??.Les aseguro que de 100 Cubanos ud pregunta,quien es el Coco fariñas , posiblemente solo 1 lo sepa,ah pero si le preguntas a esos 100 Cubanos que te diga quienes son los corruptos o que mencione algunos,los 100 te darán de 10 a 15 nombres,ahora,quienes son los enemigos mas peligrosos?? que esperan ustedes los jóvenes que aun creen en la revolución, mencionar con nombres y apellidos a esos camaleones que le carcomen el corazón a la patria??,acaso el sacrificio es para unos cuantos y los méritos para otros??.
    He leído todo lo que han publicado en dialogar-dialogar,pero nadie toca estas cosas,seguimos en la filosofía,en las nubes con los ángeles,en la trinchera esperando enemigos externos, mientras los nuestros, cual Judas te venden por un par de monedas que el externo le regala para que te clave el puñal por la espalda.Creen que después de tanto sacrificio y necesidades,dejar que el camaleón te muerda??cuanto hay que esperar para “matar canallas”?cuanto hay que esperar para borrar para siempre la corrupción??cuanto hay que esperar para que unos jóvenes como los de LJC le pongan los huevos sobre el buro a un burócrata que cobardemente los bloqueo??acaso los jóvenes de hoy por la teoría de la evolucion nacen con menos huevos que la generación del centenario??serán revolucionarios??Mar ti,Mella,Che,Abel y otros muchos que lo dieron todo permitirían cosas así??el debate no se tendría que dirigir a estas cosas??los revolucionarios de hoy le temen al enemigo??.
    Bueno,espero que se toquen estas cosa,ahí es donde esta el debate

  2. Chachareo dijo:

    Creo que Raul me dio hoy algo de razon en mi comentario anterior.
    Saludos Elier , le he mandado este blog a algunos amigos,espero que pronto se ponga caliente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s