UNA VEZ MÁS SOBRE LA ESTRATEGIA DE ESTADOS UNIDOS CONTRA CUBA.

 

Esteban_Morales-photo-Patricia-Grogg-IPS

ESTEBAN MORALES.

UNEAC.

Durante el primer trimestre del 2009, apenas comenzada la presidencia de su primer período de mandato, Barack Obama, ya había decidido su estrategia de política hacia Cuba. Esta última había sido delineada en su discurso de campaña en la ciudad de Miami. La clave ya histórica de la política no ha cambiado, “garrote y zanahoria “continuan siendo manejados como  una   tenaza de doble  dirección,  pero con un  mismo propósito.

El tiempo nos ha dado la razón, Obama continúa de manera consecuente  la estrategia entonces diseñada: la que llamamos “División del bloqueo  en dos direcciones”. Consistente en lo siguiente:

1-Abrirse al contacto con la sociedad civil cubana. Utilizando como instrumento eliminar las restricciones impuestas por su antecesor George Bush, respecto a las remesas, los viajes, los paquetes, las facilidades de visado, eliminar el concepto de familia impuesto, ampliar los puertos de salida y entrada para los viajes hacia Cuba, utilizar los vuelos comerciales y facilitar al máximo  los  envíos  de dinero. Utilizar la posibilidad de otorgar visados de viaje por 5 años.

2-Mantener el bloqueo, manejando ampliamente sus  mecanismos  punitivos, contra el gobierno,  de manera especial,  para continuar cerrando a Cuba las vías  del intercambio económico con el dólar. Sancionando sin piedad a la banca que se atreve  a facilitar a Cuba el movimiento financiero con el dólar.

3-Hacer funcionar los  mecanismos  de bloqueo, pero  en doble dimensión;  es decir, accionando con una dimensión aperturista hacia la sociedad civil, respecto a la cual el gobierno cubano  no se pueda  negar  y con  otra dimensión  de presiones  hacia el gobierno, en la que los mecanismo del bloqueo tratan de actuar lo más lejos posible del ciudadano común  y lo más próximo posible a los mecanismos económicos y financieros del poder gubernamental. Tratando de  cínicamente dar la impresión  de que esos solo afectan al gobierno y no al ciudadano común, lo cual es imposible.

En realidad, las medidas con que se afecta al gobierno, también resultan negativas para el conjunto de la sociedad cubana, aunque estas  actúen al parecer más alejadas de  los   intereses  personales  y a través de mediaciones  que el ciudadano común  tiende a no percibirlas de manera directa.

Hacer crecer al máximo el movimiento migratorio hacia Cuba  y de esta hacia Estados Unidos, al mismo tiempo que promueve bajo control  los viajes de los ciudadanos norteamericanos a Cuba. Se abren los cruceros y el Proyecto  Semestre en el Mar, buscando los mayores contactos “Pueblo a Pueblo”,  aunque más  con las intenciones propagandísticas   de un intercambio promotor de actitudes positivas hacia la política de  Estados Unidos,  que de una verdadera relación normal, transparente y amistosa

Ello, por supuesto, lleva implícito el riesgo,  de que sea Cuba, como ha sido hasta ahora,  la que mejor provecho saque de ese intercambio. Tal  y como tuvo lugar, desde el principio,  con la promoción de las  relaciones  académicas a partir de los años ochenta. Todo lo cual  ha  traído como resultado  una creciente actitud antibloqueo dentro de la sociedad norteamericana, sobre todo  del mundo académico norteamericano; un conocimiento creciente sobre Cuba,  una creciente labor de solidaridad hacia Cuba y un incremento del interés por intercambiar  con nuestro país.

Supuestamente el llamado Carril II, promovido por la Ley Torricelly, serviría para subvertir  a Cuba  y fueron el conocimiento y  las opiniones sobre Cuba las que resultaron  subvertidas en los Estados Unidos.

Habría sido una ventaja ahora  para la subversión norteamericana, que sobre la realidad de Cuba se conociese  tan poco  como a principios de los  años ochenta.

No son pocas las medidas agresivas que la política norteamericana ha tratado de desplegar contra  Cuba que han terminado convirtiéndose en su contrario. Un ejemplo de ello es que si hoy Cuba conoce más el mundo, ello es el resultado de todo  lo que la política norteamericana hizo para impedir los contactos internacionales a Cuba, particularmente con el propio Estados Unidos. Que siempre había funcionado como un paradigma casi único  para la sociedad cubana.

Cuba hoy,  además,  se encuentra bajo el monitoreo continuo de todas sus actividades, internas y externas,  por parte de los aparatos de inteligencia de Estados Unidos. Algo a lo cual Obama no va a renunciar. Lo  cual   significa que el “secretismo” no protege a nuestro  país, sino  todo lo contario, lo expone. Pues le niega la información al pueblo y se la  facilita en exclusiva  al enemigo. Un pueblo desinformado, que no debate a fondo los problemas que le afectan, es presa fácil   de la dinámica ideológica que desata un intento de subversión  interna.

Es decir, se trata con ello de crear el escenario propicio, para que el ciudadano común, sin mucha conciencia política, crea y sobredimensione que el gobierno norteamericano le  beneficia; mientras le hace más difícil  al gobierno cubano  mantener la capacidad de actuar  en beneficio de su propia población, al tiempo que esta última recibe el impacto  de la distribución de  dinero para la subversión. Esa distribución, junto a las remesas, actúa  como un instrumento de solución de necesidades acuciantes para la población, que el estado cubano no está en condiciones de emular ni en cantidad ni en rapidez.

Todo ello  entonces  actúa en sistema,  junto a  un trabajo dirigido a que las mejorías  recibidas sean  identificadas con las acciones de la  política norteamericana , mientras  las estrecheces  son vinculadas  a   las incapacidades  del gobierno cubano.  Buscando de ese modo  el enfrentamiento interno  gobierno-sociedad civil.

Sin embargo, al mismo tiempo,  no es difícil percatarse de que Obama ha desatado un mecanismo de intercambio con la sociedad cubana,  que no está en condiciones de controlar. Porque existen  múltiples intereses de por medio;  simpatías, amistad, familiaridades,  curiosidad por Cuba, científica, cultural y política, económica,  por parte del pueblo en los Estados Unidos, incluido los cubanos residentes, lo  que no puede  ser convertido  en un mecanismo subversivo que opere contra Cuba. Si nosotros desde Cuba, e internacionalmente, sabemos actuar inteligentemente. Sin dogmatismos ni  esquematismos,  haciendo uso de todas las fuerzas potenciales, que existen en nuestra sociedad para oponernos a un proceso de subversión como el que se pretende. En tal sentido Cuba ya no es una sociedad subdesarrollada, posee cultura, capital  humano, inteligencias suficientes.

Por lo que son las intenciones de subvertir a Cuba, las que quedan envueltas  dentro de un proceso más amplio, que Obama no está en condicione de abarcar ni   de orientarlo en la dirección de sus objetivos políticos contra  Cuba. Razones por las cuales, puede que ese sea el mecanismo que  termine liquidando el bloqueo. Tal y como ya dijimos en nuestros artículos sobre el asunto migratorio. Tal vez el bloqueo se vaya “en disolvencia lenta” como dicen los cineastas, por esa vía y no por medio de una decisión consciente del gobierno norteamericano por cambiar la política hacia Cuba. Sino que ello ocurra al margen de la voluntad política de Estados Unidos,  e incluso de la  propia voluntad política cubana. Los recursos para lograrlo están dentro de la  sociedad cubana de hoy.

No obstante,  la esencia de la estrategia no ha cambiado desde que Obama asumió la presidencia en el 2009. Ahora en el 2014, continúa desplegando ciertas maniobras de acercamiento, pero sin variar un ápice la estrategia. Lo cual, considero que obedece a las razones siguientes:

-Obama enfrenta hoy en su presidencia,  una situación  política y económica mucho más compleja que al comenzar su primer mandato;  cuando parecía tener tiempo para atender a sus relaciones con América Latina y con Cuba. E hizo promesas de negociar,  incluso con Irán.

-A Obama, los acontecimientos internacionales que parecía tener bajo control  se le han complicado, dígase: Irak, Afganistán, Siria, Irán, Egipto, Israel, viéndose obligado a negociar en lo que antes creía poder decidir según sus aspiraciones.

-La movilidad internacional ganada por China y Rusia  se le han  convertido en un insuperable obstáculo, que afecta sus anteriores aspiraciones políticas.

-No avanza en la política con la que pretendía retomar el control sobre América Latina y el Caribe. Todo lo contrario, cada vez está más aislado de los acontecimientos que tienen lugar en la región.

-La popularidad  interna de la presidencia es cada vez menor.

-La capacidad de influencia de Obama en  el orden externo ha disminuido considerablemente. Al menos, ya no está en condiciones de imponerse ni de decir la última palabra.

-La capacidad de la nación para enfrentar  los acontecimientos externos es cada vez menor. Sus crecientes problemas internos la limitan

-La situación económica del país no mejora de manera sensible.

– La popularidad del Congreso es más baja que nunca.

-El nivel de la pobreza y de concentración de la riqueza  han aumentado como nunca antes. Afectando crecientemente a la clase media del país.

-La sociedad norteamericana esta más dividida que nunca antes.

-Se ha roto  el consenso interno, por el imperio, existiendo una gran división en las elites políticas de poder, respecto a como el País debe enfrentar  los problemas que está padeciendo. Una corriente, al parecer aun  predominante,  alienta un  proceso de restauración  de la hegemonía pérdida; la otra,   parece ser  partidaria de adaptarse a las condiciones actuales que le impone a Estados Unidos un  mundo más multipolar, en el que el poder parece más compartido y  que parece  buscar  la paz.

– Respecto a Cuba, Obama aun tiene asuntos pendientes. El caso  de Alan Gross, su percepción de que la política hacia Cuba es muy vieja y debe ser reestructurada; la realidad de que dijo que conversaría con Cuba y hasta  ahora solo lo ha hecho en asuntos muy puntuales. Las presiones de una política hacia Cuba que  de todos modos no ha producido los resultados esperados por 11 administraciones. Le restan aun  3 años de mandato  para decidirse.

Todas estas  razones mencionadas,  nos impulsan a considerar, que Obama, de manera inmediata, no está en condiciones  de manejar los asuntos de la política hacia Cuba mas allá de lo que ya  ha hecho. Manteniéndose políticamente  dentro de un “compás de espera”. Por lo cual, al parecer,  no será hacia el futuro inmediato,  la dinámica propia de la política de Obama, la  que imprima cambios sustanciales o no en la política hacia Cuba, sino la propia Cuba, que está siendo observada detenidamente por Estados Unidos,  para apreciar  si  daría  crecientes  oportunidades o no  para desplegar una operación de subversión  con plena capacidad de éxito. Son ellos los que esperan esa oportunidad y es Cuba  la que  debe fortalecer su capacidad para no propiciarla en sentido negativo a sus intereses de supervivencia.

Considero  que  los discursos  del presidente Raúl Castro en Santiago de Cuba, el 7 de julio pasado y el del vicepresidente Miguel Díaz Canel el 10 de enero del 2014, captan el momento político en que estamos  y  llaman muy bien la atención  acerca de la necesidad   de adoptar una serie de medidas internas, que eviten propiciar  las acciones  de subversión  que está adoptando la política norteamericana. Situación en la que algunos grupos internos  le hacen el juego a  esa  política.

Por nuestra parte, hemos alertado en varios artículos nuestros, sobre asuntos que internamente potencian  la capacidad de una posible acción subversiva contra Cuba. Entre ellos:

-La  insuficiencia  que aun exhibe nuestra prensa radial, escrita y televisiva,  para informar eficientemente a nuestra población, sirviendo de puente de comunicación  e instrumento para promover el debate y las soluciones  sobre los problemas más importantes que afectan al país.

-Un tratamiento erróneo de la dinámica  interna entre disidencia y  contrarrevolución,  nos llevaría a confundir a los verdaderos enemigos, con aquellos que promueven la crítica para mejorar al país. La verdadera y legítima  disidencia, como ya hemos dicho, es la masa revolucionaria  que critica y busca la solución de los problemas para hacer avanzar al país.

-La todavía  insuficiente utilización de las capacidades intelectuales y científicas de que disponemos para dar respuestas a los ataques  contra Cuba y promover el debate de los problemas más acuciantes que afectan al país.

-La insuficiente capacidad y preparación que aun se presenta en  muchos de nuestros cuadros para debatir con amplitud, democracia y  poder de convencimiento hacia  sus  interlocutores.

-La insuficiente capacidad de debate, democracia y transparencia que aun exhiben algunas  de nuestras organizaciones de base,  incluyendo las del  partido.

-Los  resultados  contradictorios de medidas que se adoptan, como las de la agricultura y su relación con los precios de los productos alimenticios;  el absurdo  precio de los carros;  los excesivos trámites burocráticos y sus costos;  las deficiencias e indisciplinas  en el transporte público;  asuntos  que todos esperamos mejoren y lo que hacen es empeorar las condiciones de vida de la población.

La situación más grave y que  mueve  a preocupación, es que se trata de asuntos en los que la Direccion Política, en particular el Presidente Raúl  Castro ha insistido mucho, pero sobre lo cual no se observa todavía una mejoría sensible y más bien puede sentirse cierta resistencia a las mejores soluciones. Por lo que es posible imaginar, de que  puede haber  entre nosotros, “topos”, es decir,  gente que haciéndose pasar por revolucionarios, trabajan para crear contradicciones  entre el pueblo y sus dirigentes.

Tratándose  de problemas vitales, que deberán ser resueltos en breve tiempo, dotando a todos los ciudadanos de la capacidad, confianza y  un nivel informativo,  que les permitan  afrontar cualquier tipo de labor de desinformación  e intento de introducir la confusión y el descontento, más allá de las dificultades lógicas que  aun estamos atravesando.

Acerca de Dialogar, dialogar

Historiador, investigador, papá de María Fernanda y Alejandra
Esta entrada fue publicada en Cuba, Economía, Esteban Morales, Raúl, Revolución, Socialismo, Subversión y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a UNA VEZ MÁS SOBRE LA ESTRATEGIA DE ESTADOS UNIDOS CONTRA CUBA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s