CALIFICAR A OBAMA

6

Por: Esteban Morales

UNEAC

No recuerdo un presidente norteamericano, por demás negro, que haya accedido a la presidencia con el mandato político con que Obama lo hizo.

Esas elecciones presidenciales del 2008 levantaron muchas esperanzas y el nuevo presidente se encargó de alimentarlas.  El abstencionismo disminuyo considerablemente, como para confirmar  que se trataban de una elecciones presidenciales  que a mucha gente les restauraba la confianza en el sistema electoral norteamericano.

Los primeros discursos  de Obama, además de contener el slogan del cambio, esgrimido durante la campaña, abordaban los problemas con una lógica impecable, ofrecían soluciones al parecer viables  y ello le granjeaba la confianza de una gran mayoría. La política exterior parecía poder superar la debacle dejada por su sucesor. La crisis económica que había estallado en el propio año 2008  y que le había ayudado a gana la presidencia, también emergía como un reto a superar. Además, la superación de la crisis, era la promesa más importante hecha al pueblo norteamericano. Este último muy afectado por la crisis de las hipotecas., que agravaba  seriamente la situación social de muchas familias, entre ellas, la de muchas familias negras, especialmente afectadas.

Pero Obama comenzó mal con la economía. Trató de rescatar a la banca para que esta moviera el crédito  y los banqueros se comieron los préstamos y se los repartieron y no aumentaron los créditos. Economistas como  Krugman y Ztiglistz  le habían advertido de que era mejor inyectar  directo para mover la economía, pero Obama confió en la banca y esta lo traiciono, cuando todo aconsejaba hacer lo contrario. La crisis de las hipotecas continuo, la economía continuó sin crear empleos suficiente, sin crecer como se necesitaba y gran parte del pueblo siguió sufriendo las altas tasas de interés, la perdida de sus viviendas, el nivel de pobreza continuo aumentando y la economía en general continuo desmejorando. Aun hoy,  el crecimiento de PIB es bajo e inseguro para el próximo año. Solo en el llamado Obamacare, su tan llevado y traído plan de salud fue que Obama pudo anotarse algún punto. Pues en la emigración, ahora agravada por la llegada de decenas de miles de niños de Centroamérica, Obama solo ha logrado exhibir ser el presidente que más inmigrantes ha votado de  estados unidos.

No obstante sus fracasos internos, que han llevado su popularidad a los niveles más bajos,   los  verdaderos  descalabros de Obama están en su política exterior.

No solo por los errores que ha cometido, por lo ineficaz de las alianzas que ha formado, las desatenciones que ha generado, así como por   el paulatino cambio en la correlación de fuerzas políticas internacionales que ello ha significado .  De modo que  ya  hoy, habiendo emergido del derrumbe socialista con la hegemonía absoluta a nivel internacional,   estados unidos no es la potencia de otrora, ha perdido el control de muchos procesos,  incluso hemisférico,  y ya tiene que repartir el mundo con países  que antes controlaba con relativa facilidad.

Se podría decir que la tumba de su liderazgo comenzó a abrirse, cuando se involucró en  el medio oriente, especialmente en Irak y Afganistán y cuando como resultado de ello, desatendió su política hacia  América Latina y el Caribe. Lo cual, junto a los procesos  de cambios que comenzaron a tener lugar en el hemisferio en la emergencia de gobiernos progresistas y de izquierda, cuando Estados Unidos mira hacia el hemisferio, el esfuerzo de reconstrucción de su antiguo poder se hace prácticamente imposible.

El mundo ha cambiado demasiado para lo que era el anterior poderío de Estados Unidos. No ha ganado una sola guerra  de las que libro, desde que  G. Bush trato de convertir en plataforma de política exterior la lucha contra el terrorismo. Irak, Afganistán, principalmente, que no logran organizarse. Con luchas intestinas, en las que ya estados unidos quisiera sacar el cuerpo.

Libia, de donde saco  a  Khadafy, asesinándolo,  pero donde ha dejado una conmoción interna que  no se soluciona. Siria  a la que agrede pero sin derrotarla; Irán, que se defiende de manera inteligente. Pakistán, que ha dejado de ser un aliado confiable y Egipto donde no logran controlar la situación.

La expresión más palpable del  fracaso de Estados Unidos en su política exterior es  Irak, donde después de años de guerra y perder miles de soldados, ahora  para detener el avance de los  islámicos hacia Bagdad, regresa  a  bombardear, prometiendo  que  no  enviará tropas. Situación que  estimo no va a lograr controlar.

Otras  cosas les han salido muy mal a estados unidos. Trató de involucrar a Rusia en los acontecimientos  de ucrania, no lo ha logrado  y ha tenido que aceptar la reincorporación de Crimea  a Rusia. La hegemonía del FMI y el banco mundial  parece estar llegando a su fin, porque los  BRICS han creado un banco propio y un fondo financiero para contribuir con necesitados de apoyo financiero.

Se manifiesta de manera clara que una forma de agrupación como los BRICS, representa una alternativa  que antes no tenían los países más pobres. La economía no cree en lágrimas, pero los BRICS  no son peores que Estados Unidos acompañado del FMI y el banco mundial. Y aunque no lo crean, esa multipolaridad del mundo. Con China y Rusia al frente como potencias mundiales, es positiva  incluso  para no pocos países europeos.

Ante la fiereza que adquiere  el “cuarto poder de la seguridad nacional”  en los Estados Unidos, el mundo necesita de factores de equilibrio  que impidan a toda costa que la antes potencia hegemónica, con tal de recuperar el terreno perdido vaya a impulsar al mundo hacia una catástrofe creyendo que van a salir ilesos. Porque a donde ha llegado la política exterior norteamericana con Barack Obama  a la cabeza, muestra claramente  que estados unidos está dispuesto a cualquier cosa con tal de recuperar las posiciones perdidas. Y la única forma en que el mundo se puede salvar,  es mostrándole todos los días a  Estados Unidos, el costo que para ellos tendría, embarcarse en una aventura que ponga al mundo  al borde de la guerra. Pues ya existen fuerzas  que no quieren la guerra, pero que de tener que librarla  Estado Unidos tampoco saldría bien de la contienda. Sobre todo, si tomamos en cuenta todos los enemigos que ha logrado acumular  en los últimos 20 años.

Luego la alternativa para estados unidos, a mi parecer,  está clara, o aprende a vivir en un mundo en que ya no puede  a ultranza imponer su voluntad, o aprende a negociar  y a comportarse de acuerdo a las reglas  internacionales,  o ya no será el país que salió victorioso  e indemne de la segunda guerra mundial.

Veamos si de verdad Obama es tan  inteligente como dice, porque le ha tocado vivir a las puertas de esa  encrucijada. Por supuesto, no nos hagamos ilusiones, Obama es solo el presidente, que además parece  no estar gobernando, parece estar más defendiendo su vida que cumpliendo con una tarea política. Existen fuerzas tenebrosas en el país que pueden cuestionarlo,  ponerle obstáculos como han hecho hasta ahora,  e incluso matarlo. La lógica nos dice que no es posible que un hombre como Obama,  que desplegó tantas idea buenas al principio de su mandato,  haya girado tanto, sobre todo en la política exterior, que tomó el camino que no parecía estar en sus discursos. Eso solo puede ser resultado  de haber ganado conciencia de los poderes a los que  tendría que enfrentarse  para seguir la política que hubiera querido.

Pero demás, mientras  Obama  avanza con su política exterior,  en medio de las múltiples contradicciones  que le van arrastrando cada vez más al fracaso, el mundo sigue su agitado curso  y otros también hacen su política  y no precisamente para darles frutos a Obama, sino  restarle más espacio.

China y Rusia, como nunca antes,  se vuelcan sobre América Latina y el Caribe  disputándoles, con agendas  políticas limpias  y fuertes planes de colaboración el terreno a Estados Unidos, sin que este último tenga una alternativa competitiva para responder las nuevas organizaciones integracionistas, fundadas  sin la presencia de Estados Unidos: Unasur, Banco del Sur, Celac, Mercosur, Petrocaribe, van emergiendo como formas de integración, que rompen la lógica neocolonial  del  ya viejo y obsoleto  sistema  económico latinoamericano.

Sobre todo porque la vieja integración, hablaba de comercio, inversiones, tecnología, pero no se identificaba con los problemas sociales,  de la pobreza y la marginalidad. Por lo cual, la integración era solo una cuestión de elites económicas, empresarios, bancos, comerciantes, el hombre y la mujer de abajo ni siguiera la veían pasar.

Con el impulso de las ideas de  Fidel y  Chávez, la integración comenzó por debajo. La alfabetización, médicos en lugares remotos, la operación milagro, lo cual identifica a los pueblos con la idea de la integración, pues sienten sus beneficios  de  inmediato, saben que se trata de algo que hay que impulsar pues les beneficia. Una conciencia social de lo que es la integración nunca había existido, su significado para el conjunto de la sociedad latinoamericana  y caribeña. Es el modo en que la integración deviene en una tarea política y las masas la esgrimen como bandera de lucha.

Por su parte, la OEA, va perdiendo crecientemente prestigio, el TIAR (tratado  interamericano de asistencia recíproca) pierde sentido paulatinamente como instrumento de cooperación militar. La cumbre de las Américas, proclama la   presencia  de Cuba. Junto a esto las agrupaciones caribeñas  avanzan también.

En realidad estas nuevas agrupaciones integracionistas actúan sobre la base de ir  eliminando paulatinamente  las viejas instituciones económicas y políticas, controladas por estados unidos,  símbolos del sistema neocolonial inaugurado con posterioridad a la segunda guerra mundial.

Todo este reordenamiento hemisférico, si bien no  persigue  eliminar las relaciones económicas con estados unidos  y Europa. Si produce una mayor independencia, autonomía, soberanía y grados de libertad para decidir sobre el bienestar de la región y los países que la integran, sin tener que someterse  a ninguna hegemonía prestablecida.

América Latina y el Caribe van siendo paulatinamente más independientes, mas dueños de su futuro  y estados unidos no está en condiciones de detener ese proceso. No solo `porque ya  no cuenta  con la fuerza para hacerlo, sino porque otros mecanismos  comienzan a contar con  creciente  fuerza para hacerle la contrapartida, ofreciéndole  una alternativa real y viable a los países del hemisferio que se quieran sumar al proceso.

Dentro de todo ese proceso, Cuba se ve extraordinariamente beneficiada, pues puede escapar de la soledad que sufrió durante tantos años y  tener aliados hemisféricos  para resistir mejor la carga que representa el bloqueo de Estados Unidos. Pero Obama,  la decisión definitiva sobre cuba,  la tiene  en el mismo saco de todas sus indecisiones de política. Por eso su política  de subversión  no es más que para dejarle la solución al que viene detrás y continuar haciendo cosas contra  Cuba que le hagan quedar bien con la derecha. Pienso que si negocia algo, será solo el caso de  Allan Gros.

Luego si fuéramos a calificar al presidente Obama, diríamos, que teniendo casi todas las cartas,  no aprobó el examen. ¿cómo puede un hombre tan  inteligente perder una oportunidad como esa? Obama no dirige el país y parece tener serios problemas para hacer valer su autoridad dentro del aparato militar y de inteligencia. Ese aparato ha devenido en un cuarto poder. La  caracterización  que dio  D. Eisenhower  al definir  el complejo militar industrial, en 1954, ya ha sobrepasado con mucho los límites del poder que el entonces  presidente le presuponía. Hoy el Pentágono, la CIA, el FBI y  las 17 agencias de inteligencia   junto a  la Corte Suprema, tienen un poder que rebasa el del presidente  y cualquiera  otro  que se le oponga.

Contra lo que Obama ganaba con haber gobernado de manera inteligente, como el primer presidente negro del país, siguiendo su propia política,  que para nada parecía descabellada, con el prestigio de que disfrutaba, solo  una cosa puede oponerse: poco después de asumir la presidencia,  haber ganado conciencia de lo extraordinariamente poderosas  y tenebrosas  que son las fuerzas que se hubieran opuesto a una política,  que para ellos  afectaba al imperio. Y en la alternativa entre nación e imperio,  Obama no tiene capacidad de selección. Son otros los que deciden. Los mismos  que  lo seleccionaron a él y  no a Hillary  Clinton.

Acerca de Dialogar, dialogar

Historiador, investigador, papá de María Fernanda y Alejandra
Esta entrada fue publicada en Cuba, Estados Unidos, Esteban Morales. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a CALIFICAR A OBAMA

  1. Roberto Yepe dijo:

    Administradores del sitio Dialogar, dialogar:

    Interesante comentario, aunque con algunas afirmaciones polémicas. Pero lo que llama particularmente mi atención es la cantidad de faltas ortográficas que contiene. Creo que deberían revisar mejor los materiales antes de colocarlos en el sitio, sobre todo tratándose de alguien con la talla académica de Esteban Morales.

    Otra cosa. Estoy recibiendo los mensajes de Dialogar, dialogar de manera duplicada. Como les informé hace un tiempo atrás, necesito que eliminen de la lista de distribución la dirección ryepe@rect.uh.cu y la sustituyan por la que estoy utilizando en este mensaje.

    Saludos,

    R. Yepe

    robertoyepe.blogspot.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s