Basta de sumas

Leticia Martínez

Han sido dieciséis años, con sus aniversarios, sus cumpleaños, sus bodas, sus funerales, sus 31 de diciembres y sus primeros de eneros; con sus jornadas memorables, con otras indescriptibles por dolorosas; con las cartas que no llegan, con las llamadas telefónicas racionalizadas; con el pesar de no estar cuando más se les necesita; con la tortura de saberse libres pero tan atados; con el deseo suspenso de besar cuando clarea o de abrazar cuando alguien se ha ido para siempre.

Han sido 5 840 días. ¿Lo ha leído bien? 5 840 días sin el amor cercano que los forjó como los hombres inmensos que son. 5 840 días con sus amaneceres, sin sorbos del café de casa; con las mañanas sin el adiós de sus hijos a la puerta del colegio; con sus almuerzos fríos, en bandejas; con sus tardes sin la “corredera” por llegar antes a casa para adelantar quehaceres; con sus noches sin periódicos, ni noticieros con Serranos, ni el sillón preferido, ni la música del vecino del lado, ni la caricia de la madre en la cabeza antes de dormir, tranquilos, sin sobresaltos, en la cama de siempre.

¡Han sido 140 160 horas! Terribles 140 160 horas en que la espera parece interminable, con un montón de minutos, de segundos. Un siglo de tiempo en patria ajena, rodeados de gente extraña, algunas malas. Un siglo de tiempo en que mucha tierra, mucho mar y demasiada maldad los han mantenido tan lejos que duele.

Y  mientras el reloj no para, han crecido los hijos, han cumplido sus quince primaveras, han tenido reuniones de padres sin papá, se han graduado de la Universidad, han nacido nietos, sobrinos, ahijados en todo el mundo. Mientras tanto, las madres pasan la frágil línea de los ochenta y los años comienzan a pesar como planetas.

Desde hace “milenios” debimos haber dejado de sumar, porque las heridas dejan surcos indelebles, porque la vida pasa sin contemplaciones ni para los héroes. Volvemos a otro 12 de septiembre, a otro año en que seguiremos pensando en que será el último.

Por eso, pero sobre todo por ellos y sus amores, formemos parte de esta nueva jornada arrolladora, de esta avalancha que desde muchísimas partes del mundo se “cocina” por estos días. Y no dejemos de preguntarnos cada jornada qué hicimos por la liberación de esos hombres que ofrendaron sus años, sus días, sus horas, para que yo escriba desde la tranquilidad de Cuba o usted lea desde el mismo sosiego que me habita.

Infografía_cuban-five-history-infographic

Acerca de Dialogar, dialogar

Historiador, investigador, papá de María Fernanda y Alejandra
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s