Marco Rubio Superhalcón

Max J. Castro

Fue George Santayana, uno de los grandes filósofos del siglo 20, quien escribió que “los que no pueden aprender de la historia están condenados a repetirla”. Alguna gente aprende las lecciones de la historia. Otros son inmunes a ellas. El presidente Barack Obama se encuentra básicamente en el primer grupo. Marco Rubio, quien arde en deseos de suceder a Obama, se encuentra ferozmente en el otro.

Bush, pasmosamente ignorante de la historia del área y de las complejidades y dificultades que los invasores encontrarían, además de las consecuencias adversas para la guerra de Afganistán por abrir un segundo frente, con gran desparpajo envió las tropas a Iraq. ¿Puede haber un mejor ejemplo del viejo adagio “los tontos se apresuran a entrar donde los ángeles no se atreven a pisar”?

Obama aprendió lo suficiente de las desastrosas desventuras de George W. Bush en Iraq y Afganistán como para proceder de la manera opuesta. Consciente de las potenciales repercusiones de la acción militar norteamericana, dada una situación con tantas posibles variaciones y resultados como un juego de ajedrez entre dos grandes maestros, Obama se mueve cautelosamente. Para sus críticos de la derecha y del Partido Republicano que no han aprendido nada, la acciones de Obama connotan tan solo indecisión, debilidad y, lo más serio de todo, una renuncia de facto del liderazgo norteamericano en el mundo (léase hegemonía).

¿Pueden adivinar quién aporrea los tambores de guerra más que nadie de entre la multitud de republicanos que atacan la política exterior de Obama? Nada menos que el senador Marco Rubio.

El 17 de septiembre, AP reportó: “El senador Marco Rubio se está posicionando como el principal halcón de política exterior entre los republicanos que consideran postularse para la Casa Blanca, proponiendo un mayor gasto militar y mayores intervenciones en el exterior a medida que Estados Unidos confronta a extremistas del Estado Islámico en Iraq y Siria”.

Ese mismo día, Aaron Blake, bloguero de The Washington Post, intervino en el debate: “El senador Marco Rubio (republicano por la Florida), pronunció un discurso de política exterior el miércoles. Y si existía alguna duda de que está tratando de ser el más halcón de todos los potenciales contendientes presidenciales para el 2016, esto debe dejarlo claro”.

Y de qué manera. El discurso de Rubio es fácilmente el discurso más agresivo, imperial y alarmista, al menos desde la campaña de meses por parte de Bush, Cheney, Rice y los otros sospechosos habituales que lograron, manipulando el temor post 11/9 y los torrentes de pronunciamientos falsos o engañosos, lavar el cerebro a la mayoría de los norteamericanos para que apoyaran la invasión de Iraq.

El discurso de Rubio es más escalofriante que un invierno siberiano. El tema principal es la erosión de la dominación abrumadora de Estados Unidos en el mundo.

“Al final de la Guerra Fría, la fuerza militar norteamericana no tenía paralelo: bien construida, bien equipada e incontestable en su influencia estratégica”.

Pero algo extraño sucedió en el curso de la utopía de Rubio de ilimitada e interminable hegemonía de EE.UU. Sucedió la realidad. No fue el fin de la historia. Pero Rubio ve que sucede algo más oscuro:

“La tendencia de la decadencia de la Fuerza Norteamericana había sido en gran medida incidental entre las administraciones previas, pero ahora es una prioridad activa. Presidentes anteriores sencillamente habían quitado el pie del acelerador de la Fuerza Norteamericana, pero el presidente ha pisado los frenos hasta la tabla”.

Basándose en su experiencia inexistente en asuntos exteriores y militares, Rubio se lanza contra Obama sin tener nada en cuenta:

“La política exterior del presidente fue una vez un fracaso –ahora simplemente no existe. De Libia a Siria, de Egipto a Ucrania, esta administración sencillamente se encoge de hombros mientras las amenazas llueven. Cuando la administración actúa, no comunica una base racional para el uso militar”.

Aunque como se esperaba el presidente fue un manifiesto chivo expiatorio de Rubio, Obama no aspira a nada en 2016. Pero el senador Rand Paul puede que les discuta a Rubio la nominación republicana. Y Paul es casi él único entre los republicanos que continúa aferrándose a algunos elementos del viejo aislacionismo del partido. Los planes no tan ocultos tras el discurso de Rubio fueron que los disparos contra Obama reboten y le peguen duro a Paul:

“Lo que es desafortunado es que demasiados líderes en ambos partidos, incluyendo a nuestro presidente y algunos que aspiran a ser presidente, han demostrado que ellos prefieren esperar a que cambien las cifras de las encuestas para demostrar el liderazgo necesario para conformarlas”.

Estas son tan solo unas pocas citas del discurso, pero a estas alturas seguramente ustedes entienden. Está claro que Rubio no aprendió nada de la enorme cantidad de sangre y dinero gastados gracias a las intervenciones sin sentido de Bush y quiere que este país intervenga algo más.

Afortunadamente, como muestran las cifras de encuestas a que alude Rubio, el pueblo norteamericano está bien decidido en contra de eso. Han visto este filme demasiadas veces, y la última versión aún no ha terminado. Menos mal.

Para terminar con una dolorosa observación personal. Los cubanoamericanos no solo tienen más representación y poder en el Congreso, en relación con su población, que cualquier otro grupo latino. Los cubanoamericanos tienen mayor representación per cápita que los blancos. Normalmente esto sería una razón para que cualquier miembro de tal grupo se enorgulleciera. Pero nunca me sentido orgulloso de ninguno de ellos –de cualquier partido, Algunos son malos y otros peores. Marco Rubio es el más terrible de todos. Eso es una hazaña, teniendo en cuenta la competencia.

Acerca de Dialogar, dialogar

Historiador, investigador, papá de María Fernanda y Alejandra
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s