Conferencia de Obama 19 de diciembre de 2014 (fragmentos)

 

Periodista: Señor presidente, quisiera preguntarle sobre Cuba. ¿Qué le puede decir a los disidentes dentro de Cuba que abogan por la democracia y temen que estos cambios de política que usted anunció este semana le brindan régimen de Castro beneficios económicos sin tener que abordar la situación de los derechos humanos o su sistema político? Cuando su administración buscaba imponer sanciones a Myanmar, ellos se comprometieron a hacer reformas. ¿Por qué no hacer lo mismo con Cuba? …

Obama: (…) Con respecto a Cuba, nos alegra que el gobierno cubano haya liberado a más de cincuenta disidentes, que le va a permitir a la comunidad internacional, a la Cruz Roja y a las agencias de Naciones Unidas para los Derechos Humanos operar más libremente dentro de Cuba y monitorear lo que está sucediendo.

Comparto las preocupaciones de los disidentes allá y de los activistas de derechos humanos de que este continúa siendo un régimen que oprime a su pueblo. Y como dije cuando hice el anuncio, no espero cambios de la noche a la mañana. Pero lo que sí sé irrevocablemente es que si usted ha estado haciendo lo mismo durante cincuenta años y nada ha cambiado, usted tiene que intentar algo diferente si quiere un resultado diferente.

Y esto nos brinda una oportunidad para lograr un resultado diferente porque de repente Cuba se abre al mundo de una forma que no había sucedido antes. Se abre a los norteamericanos que viajan allá de una forma que no había sucedido antes. Se abre a grupos religiosos que visitan a sus compañeros de fe dentro de Cuba de una forma que no había sucedido antes. Ofrece la posibilidad de ampliar la disponibilidad de las telecomunicaciones y la Internet en Cuba de una forma que no había sucedido antes. Y con el tiempo, eso corroe esta sociedad tan cerrada y pienso que entonces ofrece las mejores posibilidades de conducir hacia más libertad y mayor autodeterminación para el pueblo cubano. Creo que comenzará dando tropezones, pero a través del compromiso tenemos más oportunidad de generar el cambio que si lo hubiésemos hecho de otra forma.

 

Periodista: ¿Tiene alguna idea de cómo podría estar Cuba al final de su presidencia?

Obama: Creo que no sería realista tratar de representarme cómo estará Cuba, pero va a ver un cambio en Cuba. Tiene que haberlo. Tienen una economía que no funciona. Han dependido por años de los subsidios de Venezuela. Eso no se puede sostener, y mientras más el pueblo cubano vea lo que es posible hacer, más se interesará en el cambio. Pero cómo va a cambiar la sociedad, el país específicamente, su cultura específicamente, pudiera suceder rápido o pudiera suceder más lento de lo que me gustaría, pero va a suceder y pienso que este cambio de política va a promover eso.

Periodista: Gracias. Tengo varias preguntas que hacerle sobre Cuba.

Obama: ¿Tengo que anotarlas todas? ¿Cuántas son? ¿Lo de varias es para intimidarme?

Periodista: Lo más rápido que pueda. Quisiera saber si el gobierno cubano le aseguró que no va a revertir, que no va a sabotear el acuerdo como ha hecho en el pasado cuando otros presidentes trataron de lograr acuerdos similares con el gobierno.

Obama: ¿Concretamente a qué se refiere?

Periodista: Cuando administraciones anteriores trataron de hacer lo mismo, ellos deribaron aviones, con el Presidente Carter hicieron actividades provocadoras.

Obama: Actividades provocadoras en general.

Periodista: Actividades provocadoras cada vez que Estados Unidos le tendía una mano. Quiero saber qué sabe de si Fidel Castro desempeñó algún papel en las conversaciones, si cuando usted habló con el presidente Raúl Castro se mencionó el nombre de Fidel Castro. Si usted le preguntó por él sobre cómo está porque hace rato que no lo vemos. Dada la profunda oposición de algunos republicanos en el Congreso sobre el embargo, sobre la embajada o cualquiera de los cambios que usted está haciendo, ¿se va a involucrar usted personalmente en cuanto a hablar con ellos, que quieren bloquear los fondos para la nueva embajada?

Obama: Con esto creo que terminamos porque nos va a llevar mucho tiempo. Respecto al sabotaje, lo que tengo entendido respecto a la historia, por ejemplo, el derribo de los aviones, no está claro que fue el gobierno cubano deliberadamente tratando de socavar el acercamiento de la administración Clinton. Fue una circunstancia trágica que terminó colapsando las conversaciones que se habían iniciado. No he visto algún documento histórico que sugiera que derribaron los aviones específicamente para socavar los acercamientos del gobierno de Clinton.

No hay precedente en que el presidente de Estados Unidos y el presidente de Cuba hagan el anuncio al mismo tiempo de que están dando pasos hacia la normalización de las relaciones. Nunca ha sucedido algo así en el pasado. Eso no quiere decir que en los dos próximos años no podamos anticipar que ellos hagan algunas acciones que nosotros terminemos viendo como hechos profundamente problemáticos, ya sea dentro de Cuba o con relación a su política exterior, y eso pudiera tensar las relaciones de manera significativa.

Pero eso mismo ocurre en muchos otros países del mundo donde tenemos una embajada, y el sentido que tiene normalizar las relaciones es que nos brinda más oportunidad de ejercer influencia sobre ese gobierno que si no lo hiciéramos. A mí me sorprendería si el gobierno cubano tratara deliberadamente de socavar algo que, de hecho, es su propia política. No me sorprendería que en algún momento tomen medidas que nosotros pensemos que son un problema, y entonces estaremos en mejores condiciones de responder a cualquier acción que emprendan de la mismo forma que lo hacemos con todos los países del mundo cuando hacen cosas que para nosotros no son correctas. Pero lo cierto es que vamos a estar en mejores condiciones, creo, de realmente ejercer alguna influencia, y quizás entonces utilizar tanto zanahorias como palos.

La única forma en que se mencionó el nombre de Fidel, creo que ya mencioné eso en el artículo de The Daily Mirror, en la entrevista que les concedí, fue que yo hice una declaración bastante extensa al comienzo sobre cómo nosotros ansiábamos tener un nuevo futuro en las relaciones entre nuestros dos países, pero que nosotros vamos a continuar presionando en temas como la democracia y los derechos humanos, que para nosotros son importantes.

Mis palabras introductorias se llevaron unos quince minutos, que por teléfono es bastante tiempo, y cuando terminé le pedí disculpas por haberme extendido tanto, pero quería asegurarme que todo estaba claro antes de entrar en nuestra conversación. El estaba muy claro en cuanto a mí posición y me dijo: “No se preocupe, señor Presidente, usted aún es un hombre joven y tendrá la oportunidad de romper el récord de Fidel que una vez habló durante siete horas seguidas”. Y entonces el Presidente Castro procedió a pronunciar sus propias palabras preliminares que se extendieron, al menos, el doble del tiempo de las mías. Y entonces yo pude decir que obviamente lo llevan en la sangre. Pero esa fue la única mención a Fidel Castro que hicimos. Casi se me han olvidado las demás preguntas.

Periodista: Le tengo unas cuantas más. ¿Cuánto va usted a involucrarse personalmente en …?

Obama: ¿Con relación al Congreso? No podemos unilateralmente derribar el embargo, porque está codificado en la Ley Libertad, pero lo que sí creo que va a pasar es que va a haber un proceso en el que el Congreso lo digiere. Hay defensores de ambos partidos de este nuevo enfoque; hay detractores en los dos partidos de este nuevo enfoque.

La gente verá cómo se desarrollan las acciones que tomamos y creo que va a haber un debate muy saludable dentro del Congreso, y ciertamente voy a tomar cartas en el asunto porque al final creo que necesitamos seguir adelante y eliminar el embargo, que pienso ha sido contraproducente en hacer avanzar los objetivos que nos interesan. Pero no espero que eso vaya a suceder de inmediato. Creo que la gente va a querer ver cómo avanza todo esto antes de iniciar algún debate serio sobre si vamos a no a hacer cambios substanciales en el embargo.

Periodista: Quisiera preguntarle ¿en qué condiciones se reuniría usted con el Presidente Castro en La Habana? ¿Le gustaría que hubiese algunas precondiciones antes de hacer eso? (…)

Obama: (…)

Con respecto a Cuba, no estamos en un momento en el que una visita mía a Cuba o que el Presidente Castro venga a Estados Unidos esté dentro de las posibilidades. No sé cómo se va a desarrollar esta relación en los próximos años. Yo soy un hombre bastante joven, así que imagino que en algún momento de mi vida tendré la oportunidad de visitar Cuba, de disfrutar la interacción con el pueblo cubano, pero no hay nada específico sobre que estemos proyectando alguna visita de mi parte.

Acerca de Dialogar, dialogar

Historiador, investigador, papá de María Fernanda y Alejandra
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s