Estados Unidos-Cuba: ocho mitos de una confrontación histórica (Tercera Parte y Final)

cuba-estados-unidos1Durante largo tiempo el conflicto Estados Unidos-Cuba ha sido estudiado por numerosos académicos en el mundo, fundamentalmente de los países implicados. Sin embargo, a pesar de las numerosas investigaciones existentes al respecto, y de las miles de páginas de documentos desclasificados en los propios Estados Unidos, todavía hoy persisten determinados mitos, sustentados en el desconocimiento, la falta de información, los análisis superficiales y la manipulación intencionada con propósitos políticos.

Vea: Estados Unidos-Cuba: ocho mitos de una confrontación histórica (Primera Parte)

Estados Unidos-Cuba: ocho mitos de una confrontación histórica (Segunda Parte) 

 

Mito 7: La extrema derecha cubanoamericana ha tenido secuestrada la política hacia Cuba.

Ileana Ross, Marco Rubio, Mario Díaz Balart
Si bien es cierto que la extrema derecha cubanoamericana ha tenido importantes niveles de influencia en el diseño y la implementación de la política hacia Cuba y que incluso en la actualidad constituye una fuerza política nada despreciable -sobre todo en el legislativo estadounidense-, es falso que en algún momento hayan alcanzado el control de la misma. La política de los Estados Unidos hacia Cuba siempre ha sido una Política de Estado. El llamado lobby cubanoamericano ha sido una pieza funcional a los intereses de Washington contra Cuba desde su origen. Ha sido un instrumento de la política, más que la política misma. Fue durante la administración de Ronald Reagan, coincidiendo con el surgimiento del movimiento neoconservador en los Estados Unidos, que este lobby alcanzó mayor protagonismo y nivel de organicidad, con un amplio nivel de acceso a las estructuras de poder estadounidenses y los medios de comunicación. Este lobby, que tomó como ejemplo para su estructuración al influyente y poderoso lobby judío, se nucleó fundamentalmente en torno a la Fundación Cubano Americana.

Fue tal su activismo contra la Mayor de las Antillas, que se creó una falsa imagen de que en ellos descansaba la política hacia Cuba y que los políticos estadounidenses que se apartaran de su línea serían castigados perdiendo los votos de un estado tan definitorio como La Florida -de los llamados estados pendulares, “Swing State Vote” en inglés- en elecciones presidenciales cerradas. Pero lo cierto es que el voto cubanoamericano jamás ha sido determinante para ganar una elección del estado de la Florida. Así lo confirma el destacado investigador cubano Jesús Arboleya: “En realidad, la importancia del voto cubanoamericano ha sido bastante exagerada, ya que apenas tiene relevancia más allá del enclave miamense y ni siquiera en esta región ha determinado el triunfo del candidato presidencial republicano en múltiples elecciones”.(44) Son el 5 % del electorado de la Florida y el 1 % del país. Tampoco en los condados floridanos donde se concentra la mayoría de los votantes cubanoamericanos, como Miami, Broward y Monroe, su voto ha sido decisivo en las elecciones presidenciales, donde siempre han ganado los candidatos demócratas, sin importar el nivel de preferencia que hayan tenido entre los votantes cubanoamericanos.(45) Por lo tanto, la influencia de la extrema derecha cubanoamericana en el sistema político norteamericano nada tiene que ver con el peso específico de su electorado, sino por la capacidad de imbricarse en el mismo y en sus mecanismos de influencia, a través de las propias oportunidades que les han ofrecido los grupos políticos dominantes de la sociedad norteamericana

El caso del niño Elián González durante la administración Clinton, puso en evidencia que cuando esta extrema derecha cubanoamericana se convierte en un obstáculo para los intereses del estado norteamericano, se les aparta del camino y poco importan sus reacciones coléricas.

Asimismo, el anuncio del presidente Obama el 17 de diciembre de 2014, sobre el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba, dejó descolocado una vez más a esta extrema derecha cubanoamericana, demostrando que jamás han sido la cola que mueve al perro. Por otro lado, su base social se encuentra cada vez más erosionada ante las posturas mucho más flexibles hacia Cuba de las nuevas generaciones y los nuevos emigrados cubanos.

Mito 8: Cuba ha sido un problema para la “seguridad nacional” de los Estados Unidos.

Para responder a este aserto, habría que comenzar haciendo la siguiente pregunta: ¿Cuándo en el discurso político norteamericano se utiliza el término seguridad o interés nacional, a que se está refiriendo? ¿Son realmente nacionales? ¿A quién representan? Lo interesante en este caso, es que los Estados Unidos, más bien la clase dominante en los Estados Unidos, en rigor, no ha defendido histórica y principalmente lo que se entiende por legítimos intereses nacionales o de seguridad nacional, sino su hegemonía, tanto en el plano doméstico como internacional.

Un pequeño libro publicado en nuestro país por la Editorial Ciencias Sociales en el 2010, Estados Unidos, hegemonía, seguridad nacional y cultura política, del destacado especialista en estos temas, Jorge Hernández, ofrece una serie de elementos que amplían considerablemente lo expresado anteriormente. Resulta oportuno citar algunas de sus reflexiones:
• “La hegemonía no es, como han querido creer, ver o hasta demostrar algunos estudiosos, una función de la seguridad nacional. Es al revés”.(46)
• “Como función de la hegemonía, la seguridad nacional de los Estados Unidos, opera ideológicamente en un doble plano: en uno, de legitimación interna, y en otro, de apuntalamiento doctrinal de la política exterior. Desde el punto de vista externo, el concepto en realidad posee una connotación transnacional, en el sentido de que se insertan en ella escenarios del llamado Tercer Mundo, en los que los Estados Unidos lo que defienden, en rigor no es su seguridad nacional, sino su hegemonía”.(47)
• “La paradoja es que lo que se presenta habitualmente como seguridad nacional no lo es tanto, sino más bien de lo que se trata es de la seguridad de la clase dominante –o de sectores de ella-, manipulada como interés común de toda la nación”.(48)

Por su parte, el también destacado académico cubano Luis Suárez Salazar utiliza el término estrategias de seguridad imperial, para distinguir a éstas de los intereses legítimos de seguridad nacional de la población estadounidense y sus autoridades, pues no son lo misma cosa. Las estrategias de seguridad imperial, han servido hasta nuestros días como ejes articuladores de la política interna y exterior de los Estados Unidos y “para justificar el constate fortalecimiento de su maquinaria burocrática-militar, al igual que su acantonamiento, desplazamiento y utilización en diversos lugares del mundo, incluida América Latina y el Caribe. Asimismo, para tratar de garantizar los expansionistas intereses geoestratégicos, geopolíticos y geoeconómicos de los grupos económicos, sociales, ideológicos, políticos, étnicos y culturales dominantes en esa potencia multidimensional. Igualmente para tratar de justificar ante la opinión pública doméstica e internacional sus acciones violatorias de los principios de autodeterminación de los pueblos y de no intervención en los asuntos internos y externos de otros Estados consagrados en la Carta de la Organización de Naciones Unidas (ONU) e incluso en la de la Organización de Estados Americanos (OEA)”.(49)

De esta manera, Estados Unidos ha desplegado todas las capacidades de su diplomacia exterior con el objetivo, incluso, de lograr persuadir a los países de América Latina y el Caribe, de la necesidad de compartir la responsabilidad de la defensa de su “seguridad nacional”, haciéndola parecer común para toda la región. Estados Unidos históricamente también ha intentado, y en muchas ocasiones ha tenido éxito, convertir los llamados enemigos de su “seguridad nacional, en supuestos enemigos de la “seguridad hemisférica”.

Si Estados Unidos realmente buscara la satisfacción de los legítimos “intereses nacionales” y de “seguridad nacional”, hace mucho tiempo hubieran normalizado las relaciones con Cuba, pues paradójicamente Cuba constituye una garantía para los Estados Unidos en términos de seguridad en asuntos como la lucha contra el terrorismo, el tráfico de personas, la inmigración ilegal y el tráfico de drogas. En el caso de la política hacia Cuba, aunque también hacia el resto de la región, ha primado más la lógica de las estrategias de seguridad imperial que las de una legítima seguridad nacional.

Breve epílogo

En su discurso en la Cumbre de las Américas en Panamá y en otras de sus intervenciones, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama ha expresado que no se puede vivir anclado en el pasado, sino que hay que pensar en el presente y el futuro. Siempre que se establezca una relación dialéctica entre pasado, presente y futuro a la hora de interpretar sus palabras creo no habrá peligro alguno.

Pero si algunos en Cuba o fuera de ella, sobre todo en las filas revolucionarias, caen en el error olvidar o despreciar la importancia del estudio y conocimiento profundo del pasado en las circunstancias actuales, sería hacer el juego a quienes ahora con nuevos ropajes persisten en sus objetivos de destruir la revolución cubana desde sus mismas raíces. “Pero cómo va a cambiar la sociedad –expresó en conferencia de prensa el presidente Obama dos días después de los anuncios del 17 de diciembre-, el país específicamente, su cultura específicamente, pudiera suceder rápido o pudiera suceder más lento de lo que me gustaría, pero va a suceder y pienso que este cambio de política va a promover eso”.(50)

Ante esta abierta declaración de guerra cultural, entendiendo la cultura en su sentido más amplio, más allá de lo artístico y literario, sería ingenuo pensar que la historia no será –de hecho ya lo está siendo- una de las dianas fundamentales de quienes pretenden socavar desde dentro la cultura socialista en Cuba.

Por tanto, reforzar en nuestro país la enseñanza y divulgación de la historia patria sin maniqueísmos y anatemas, sobre todo la de la Revolución en el poder, constituye tarea de primer orden. Desmontar cada una de las manipulaciones y tergiversaciones de nuestra historia también debe constituir labor cotidiana de los historiadores y cientistas sociales cubanos en general.

No es difícil imaginar que en esta nuevo intento neocolonizador, el enemigo que ahora pretende desdibujarse con celeridad –sobre todo ante los ojos de las nuevas generaciones- incluso presentarse como mesías salvador de los cubanos, necesitará la desmemoria, el olvido y la tergiversación, fundamentalmente de lo que han sido las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, aunque también prestará gran atención a otros temas de nuestra historia. Se retomarán viejos mitos e incluso se elaboraran otros nuevos en torno a la confrontación Estados Unidos-Cuba y siempre que sea posible la víctima se presentará como victimaria.

Pecan de gran ingenuidad los que hoy subvaloran un campo de batalla cultural tan estratégico como el de la historia, propicio para desvirtuar valores e ideales y demoler una sociedad desde sus cimientos. Ahí, como en otros terrenos también debemos andar a contracorriente, en la búsqueda incesante de la verdad, que es siempre revolucionaria. Pero si esa verdad no llega al corazón mismo del pueblo, como pedía el célebre historiador cubano Emilio Roig de Leuchsenring, será imposible vencer a las poderosas fuerzas culturales dominantes a las que nos enfrentamos. Con este ensayo hemos pretendido librar una de esas batallas descolonizadoras y antiimperialistas en el campo de la historia. Pongamos la mirada en el horizonte, pero sin olvidar de dónde venimos.

Notas:

(44)Jesús Arboleya, Cuba y los cubanoamericanos. El fenómeno migratorio cubano, Fondo Editorial Casa de las Américas, La Habana, p.167.

(45)Ramón Sánchez Parodi: La sociedad socialista cubana: actualidad, desafíos y perspectivas”. Ponencia en el CIPI, La Habana, 2012

(46) Jorge Hernández Martínez, Estados Unidos, hegemonía, seguridad nacional y cultura política, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2010, p.7

(47) Ibídem, p.45.

(48) Ibídem, pp.46-47

(49)Luis Suárez Salazar, Las relaciones oficiales entre Cuba y los Estados Unidos entre el 2014 y el 2017: una mirada prospectiva y sudhemisférica, Ponencia Presentada en el Congreso LASA, Chicago, Estados Unidos, pp.3-4.
En:https://lasa.international.pitt.edu/auth/prot/congress-papers/Past/lasa2014/

(50)Conferencia de prensa ofrecida por el Presidente Obama, el 19 de diciembre de 2014 en:http://abcnews.go.com/Politics/obama-touts-progress-home-abroad-americas-resurgence-real/story?id=27719486 (Internet)

(51)Véase René González Barrios, “El desmontaje de la historia y cómo enfrentarlo”, en: Cubadebate,  5 de mayo de 2014,http://www.cubadebate.cu/especiales/2014/05/05/el-desmontaje-de-la-historia-y-como-enfrentarlo/#.VoQLPk_WPIU (Internet)

Bibliografía

Alzugaray, Carlos: “La búsqueda de la verdad en el debate histórico: Acerca de una polémica sobre las relaciones Cuba-Estados Unidos al principio de la Revolución”, en: La Jiribilla, no. 411, La Habana.

…………………..: Diplomacia imperial y revolución. Estados Unidos ante la Revolución Cubana 1959-1960: Del reconocimiento reticente a la ruptura ominosa, texto presentado al Premio Casa de las Américas, 2012, inédito.

Arboleya, Jesús: Cuba y los cubanoamericanos. El fenómeno migratorio cubano, Fondo Editorial Casa de las Américas, La Habana, 2013.

Bárcena Luis, Antolín: El intercambio de mensajes entre Fidel Castro y N.S. Jruschov durante la “Crisis de Octubre”. Apuntes de un traductor a 50 años de los hechos, inédito.

Borón, Atilio A: América Latina en la Geopolítica Imperial, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2014.

Castro, Fidel, La tiranía mundial. Los fundamentos de la máquina de matar, La Habana, 8 de julio de 2007.

……………..: “Para mis compañeros de la Federación Estudiantil Universitaria”, mensaje publicado en el periódico Granma el 26 de enero de 2015.

Céspedes, Alicia: Referencias necesarias sobre Cuba-USA, 1959-1960. Un antiguo conflicto, Editorial José Martí, La Habana, 2010.

Diez Acosta Tomás: Octubre de 1962, A un paso del Holocausto, Editora Política, La Habana, (Segunda Edición)

……………………..: Informe Final del Proyecto: La confrontación  EE.UU-Cuba en el primer mandato de Richard Nixon (1969-1972), Instituto de Historia de Cuba, La Habana, 2014, p.50 (inédito)

Eisenhower, Dwight D: Los años en la Casa Blanca. Haciendo la Paz, 1956-1961, Doubleday and Co., New York, 1966.

Gleijeses, Piero, Visiones de Libertad. La Habana, Washington, Pretoria y la lucha por el sur de África (1976-1991). Tomo 1, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2015.

………………..: Misiones en conflicto. La Habana, Washington y África. 1959-1976, 2da.ed,  Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2004.

………………… “La causa más bonita: Cuba y África 1975-1988”, en: Piero Gleijeses, Jorge Risquet y Fernando Remírez, Cuba y África: Historia común de lucha y sangre, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2007

Guerra, Ramiro: La expansión territorial de los Estados Unidos a expensas de España y de los países hispanoamericanos, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1973.

Hernández Martínez, Jorge: Estados Unidos, hegemonía, seguridad nacional y cultura política, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2010.

Leogrande, William M y Peter Kornbluh: Diplomacia encubierta con Cuba. Historia de las negociaciones secretas entre Washington y La Habana, Fondo de Cultura Económica, México, D.F, 2015.

Limia, Ernesto: Cuba entre tres imperios: perla, llave y antemural, Casa Editorial Verde Olivo, 2014.

Miranda, Olga: Cuba/Usa. Nacionalizaciones y Bloqueo, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1996.

Nixon, Richard: Six Crises, Simon& Schuster, Nueva York, 1990.

Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado: “Girón. 40 años después”, Conferencia de académicos y actores históricos cubanos y norteamericanos, La Habana, 22-24 de marzo de 2001. Materiales de Información.

Obama, Barack: Conferencia de prensa ofrecida el 19 de diciembre de 2014 en:http://abcnews.go.com/Politics/obama-touts-progress-home-abroad-americas-resurgence-real/story?id=27719486 (Internet)

Pastor, Robert: “The Carter-Castro Years. A Unique Opportunity”, in: Fifty Years of Revolution. Perspectives on Cuba, The United States and the Word, Edited by Soraya Castro Mariño and  Ronald W Prussen: University Press of Florida, Miami, 2012.

Ramírez Cañedo, Elier: Estados Unidos contra la independencia de Cuba: otro rostro del Bicentenario, en: Cuba en el movimiento independentista nuestroamericano, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2012.

Ramírez Cañedo, Elier y Esteban Morales Domínguez, De la confrontación a los intentos de “normalización”. La política de los Estados Unidos hacia Cuba. 2da edición ampliada. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2014.

Aproximaciones al conflicto Cuba-Estados Unidos, Editora Política, La Habana, 2014.

Ramonet Ignacio: Cien Horas con Fidel. Conversaciones con Ignacio Ramonet (tercera edición), Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, La Habana, 2006, pp.315-316.

Sánchez Parodi, Ramón: La sociedad socialista cubana: actualidad, desafíos y perspectivas”. Ponencia en el CIPI, La Habana, 2012.

Smith, Wayne S: “La relación entre Cuba y los Estados Unidos: pautas y opciones”, en: Colectivo de autores, Cuba-Estados Unidos: dos enfoques (edición y compilación de Juan G.Tokatlian), CEREC, Argentina, 1984.

Suárez Salazar, Luis: Las relaciones oficiales entre Cuba y los Estados Unidos entre el 2014 y el 2017: una mirada prospectiva y sudhemisférica, Ponencia Presentada en el Congreso LASA, Chicago, Estados Unidos, pp.3-4. En:https://lasa.international.pitt.edu/auth/prot/congress-papers/Past/lasa2014/

Tokatlian, Juan G: Introducción, en: Colectivo de autores, Cuba-Estados Unidos: dos enfoques (edición y compilación de Juan G.Tokatlian), CEREC, Argentina, 1984.

Valdés, Nelson: ¿Cómo y por qué los EE.UU rompieron relaciones con Cuba? Un examen ecuánime 54 años después, en: Blog La Joven Cuba,http://jovencuba.com/2015/01/15/como-y-por-que-los-eeuu-rompieron-relaciones-con-cuba-un-exame-n-ecuanime-54-anos-despues/ (Internet)

 

Acerca de Dialogar, dialogar

Historiador, investigador, papá de María Fernanda y Alejandra
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s