El rol de los jóvenes creadores en la Cuba de hoy. ¿Vigencia de los Hermanos Saíz?

 

(INTERVENCIÓN EN EL ESPACIO DIALOGAR, DIALOGAR, DE LA AHS, 14 DE OCTUBRE DE 2019)

Elier Ramírez Cañedo

Antes de hablar sobre el rol de los jóvenes creadores en la Cuba de hoy, quisiera comenzar refiriéndome a Luis y Sergio Saíz Montes de Oca, cuyos nombres prestigian a la organización que agrupa a los jóvenes de la vanguardia artística e intelectual cubana. Al ingresar en la AHS nada conocía de estos jóvenes, que al ser asesinados por esbirros de la dictadura de Fulgencio Batista el 13 de agosto de 1957 apenas contaban con 18 y 17 años de edad. El hecho de pertenecer a la AHS y al propio tiempo ser graduado de licenciatura en historia, me obligaba por una cuestión moral de saber quiénes fueron realmente esos muchachos cuyos rostros podía ver reflejados en las paredes de las oficinas del Pabellón Cuba y en pulóveres distribuidos por la dirección de la AHS.

Lo primero que descubrí es que no es mucho lo que se ha escrito sobre su corta pero destacada vida revolucionaria, así como de la radicalidad y hondura de su pensamiento político. Solo cuatro libros –al menos que conozca- hacen referencia a su historia y compilan gran parte de sus textos literarios y políticos:

  1. Brisa Nueva. Selección de la obra de los hermanos Saiz, de Luis Beiro Alvarez, Sergio Suárez López, Luis A. Figueroa Pagé y Reinaldo López Medina, Editora Política, La Habana, 1981.
  2. Luis y Sergio. Los Hermanos Saíz, de Luis Beiro Álvarez, Editorial Gente Nueva, 1983.
  3. Cuerpos que Yacen dormidos, del profesor Luis A. Figueroa Pagés, Editorial Abril, con ediciones en 1997, 2007 y 2012.
  4. Sobre la vida que surge, de Luis A. Figueroa Pagés, Ediciones Loynaz, 2016.

También pude luego acceder y disfrutar del documental ¿Por qué luchamos?, dedicado a Luis y Sergio, realizado por el periodista Danny González Lucena en el 25 aniversario de la organización.

Pero si poco es lo que se ha publicado, mucho menos se ha logrado un trabajo sistemático y efectivo por hacer llegar a las nuevas generaciones el legado de los Hermanos Saíz, de ahí que aun exista una inmensa deuda que saldar. Sin duda, estamos hablando de dos bisoños patriotas que debieran constituir también referentes y paradigmas de toda la juventud cubana. Por supuesto, esa labor va más allá de la responsabilidad de la AHS, pero la AHS por el honor y el compromiso que representa llevar el nombre de esos hermanos tiene que inevitablemente estar a la vanguardia en esa misión.

Para mí fue una gran revelación encontrarme con la vida y obra de Luis y Sergio Saíz Montes de Oca, quedé realmente fascinado con su impronta. Estremece y conmueve su ejemplar actitud revolucionaria y antiimperialista, el calado y originalidad de sus ideas político-sociales, su humanismo, solidaridad hacia los oprimidos, sus sentimientos internacionalistas y su profunda sensibilidad artística. Gran simbolismo adquiere además para el presente su caída, al producirse un 13 de agosto, cuando se disponían a realizar una acción para celebrar el cumpleaños de Fidel. Encoleriza el hecho de pensar cuánto más hubieran podido aportar a la patria de no haberse producido su vil asesinato.

Estos dos hermanos de San Juan y Martínez, Pinar del Río, cultivaron en su corta vida los más preciados valores revolucionarios, forjados en gran medida por sus padres, el juez Luis Saíz y la maestra de instrucción pública Esther Montes de Oca, quienes lograron sembrar en sus pequeños el amor y el conocimiento del pensamiento y la vida de José Martí, así como un alto compromiso con la justicia social. Despertaron además en ellos el interés por el arte y la literatura, de ahí que ya en el momento de su caída, dejaban a la posteridad testimonio de su vocación y talento artístico. A su edad ya habían leído además de a José Martí, a Casal, Bolívar, Juárez, García Lorca, Ingenieros, Rodó, Haya de la Torre, Marx y Lenin. El alegato de autodefensa de Fidel Castro, La Historia me absolverá, fue un texto que evidentemente ejerció mucha influencia en ellos. En el momento de su muerte ya Luis había estado entre los fundadores del Directorio Revolucionario pues había ingresado en la Universidad de La Habana en la carrera de Derecho, donde se destacó en las luchas estudiantiles, aunque durante un corto tiempo pues la universidad sería clausurada en 1956. Al volver al municipio de San Juan y Martínez, Luis se incorpora al Movimiento 26 de Julio y participa en numerosas actividades clandestinas. Por los méritos alcanzados llegaría a ser su coordinador municipal, mientras que su hermano Sergio fungiría como jefe de Acción y Sabotaje, siendo fichado por el Servicio de Inteligencia Militar (SIM) como “el joven del jaket verde”.

Su obra literaria y política  debiera hoy ser estudiada y conocida por toda nuestra juventud. De la poesía de Luis que, igual a la de Sergio está marcada por la denuncia de los males sociales en que vivía el país y por su compromiso revolucionario, mencionaría: Presencia, Partida, Llanto por José Antonio Echeverría y Brisa Nueva. De sus textos políticos: La Generación del Centenario, Las razas: el problema racial en Cuba, Juventudes y ¿Por qué luchamos?, considerado este último el testamento político de ambos hermanos donde se observa cierto paralelismo con La historia me absolverá.

En el caso de la obra poética de Sergio: Un verso me piden, Canto a la muerte, Desalojo, A un burgués, Déjame llevarte en ansias y Elegía a Karl Marx. De su pensamiento político destacaría: ¿Por qué no vamos a clases?

Pero hay mucho más para sorprenderse con la obra de los Hermanos Saiz, por ejemplo el conocer que ambos realizaron apuntes para la redacción de una futura Constitución o el hecho de que Sergio diseñara todo un programa de cinco años para una Cátedra Martiana donde debía estudiarse la obra del Apóstol.

En su testamento político: ¿Por qué luchamos?, ambos hermanos defienden una revolución martiana y socialista, alejada tanto del “tío Sam” como del “oso ruso”, una revolución de los humildes, con los humildes y para los humildes. Y para nada debe sorprendernos el distanciamiento de Luis y Sergio del “llamado socialismo real” infestado ya en esos momentos por el Estalinismo, y es que ellos forman parte de la originalísima tradición marxista cubana de profunda raíz martiana, al igual que lo fue Mella, Villena, Guiteras, Pablo, Roa, Fidel y otras destacadas figuras de la lucha revolucionaria del siglo XX. Luis y Sergio aspiraban a una revolución que naciera de las propias entrañas cubanas, tomando en cuenta la idiosincrasia de la Isla y su inserción dentro del contexto latinoamericano y caribeño, a un socialismo muy propio, que tuviera como basamento esencial el pensamiento del Apóstol.

Ahora bien, ¿cómo lograr desde la AHS, dar a conocer este magnífico legado de los Hermanos Saiz a las nuevas generaciones de cubanos?

Creo debiéramos comenzar desde casa: en todos los consejos y direcciones nacionales de la AHS presentar y distribuir algún texto de los hermanos Saiz; publicar nuevamente la compilación de su obra por alguna editorial de la AHS en una tirada más amplia y organizar presentaciones de estos libros en todas las casas del joven creador en el país. Pienso que si los miembros de las AHS conocieran y se apropiaran -en buen sentido- de la obra de los hermanos Saiz, esto serviría para inspirar canciones, poemas, ensayos, obras de teatros, pinturas, audiovisuales y otras creaciones artísticas. ¿Acaso no se ha demostrado ya la capacidad del arte para inmortalizar figuras e ideas y para calar en lo más profundo de los sentimientos humanos? Debiéramos jerarquizar aun más la jornada nacional del 13 de agosto y que sea un acontecimiento no solo en Pinar del Río, sino en todo el territorio nacional, uniendo como hacemos en el Pico Turquino en un solo haz a Martí, Fidel y los hermanos Saíz. Pero no debiéramos pasar por alto tampoco la fecha de nacimiento de Sergio el 8 de enero y de Luis el 4 de noviembre. Por otro lado, la obra de los Hermanos Saíz debiera estar más accesible para todos, empezando desde la  página Web de la organización. Otras ideas que se me ocurren: realizar un producto de multimedia que incluya una visita virtual a la casa de los hermanos Saiz, producir aplicaciones para celulares y tabletas donde se compilen sus textos y hasta el encargo de la elaboración de un guión para una futura película sobre los Hermanos Saíz.

Creo además que para honrar la memoria de Luis y Sergio desde el papel de los jóvenes creadores en la Cuba de hoy, pudiéramos intentar darle respuesta desde el debate y, más que todo, desde la acción, a las siguientes preguntas:

¿Cómo hacer que a la sensibilidad artística en nuestros jóvenes creadores le acompañe la sensibilidad revolucionaria, que a las preocupaciones estéticas le acompañen las preocupaciones éticas? Recordar que Lenin decía que “la ética sería la estética del futuro”, haciendo ver la belleza que también se desprende de las actitudes y comportamientos de los seres humanos. ¿Acaso habrá estética más perfecta a la lucha por alcanzar la mayor suma de justicia social posible? “Ese sol del mundo moral”, al decir de Cintio Vitier. Pero en la coyuntura actual de Cuba, nuestro socialismo necesita tanto de la belleza en los actos como de la belleza en la transformación de nuestro entorno, de la belleza de todas nuestras realizaciones en el mundo material. Y ahí los jóvenes creadores pueden desempañar un rol fundamental.

¿Cómo lograr que la AHS también contribuya a materializar la idea en la que tanto insistía Alfredo Guevara en sus intercambios con los jóvenes de “un socialismo neo renacentista cultor de la belleza”?

¿Cómo lograr que la vanguardia artística joven de Cuba se proyecte hacia toda la sociedad para contribuir al nacimiento de una nueva hegemonía, liberadora, antiimperialista, anticapitalista y anticolonial?

¿Cómo hacer que la AHS participe en la tan necesaria trasformación espiritual de los seres humanos, en la generación de valores y conductas socialistas, que tanto necesita nuestra sociedad hoy en día junto al crecimiento económico?

¿Cómo puede contribuir la AHS a mantener viva la herejía de la Revolución Cubana desde el pensamiento martiano, marxista y fidelista, en su esencia anti dogmática, creativa y autóctona?

Los jóvenes creadores en nuestro país estamos llamados no solo a desatar las fuerzas productivas, sino también las fuerzas espirituales de la nación. En ese sentido el papel de la AHS es fundamental. También para acabar de volar en pedazos visiones estrechas en la manera de entender la cultura, como aquella que solo la concibe desde el arte y la literatura. En ese sentido hemos insistido en la importancia de las Ciencias Sociales, en medio de las batallas culturales que enfrentamos. ¿O es que acaso los aportes de la historia, la sociología, la antropología, la filosofía y otros saberes humanísticos, no forman parte también de lo más valioso de nuestra cultura? ¿Cuántos eventos de pensamiento hace la AHS? ¿Por qué la sección de Crítica e Investigación sigue siendo la más deprimida? ¿Por qué pensar solo en cruzadas artísticas y no en cruzadas de arte y pensamiento? Son preguntas para debatir.

Considero que la AHS pudiera ser una organización para agrupar y articular a esos núcleos de jóvenes pensadores que hoy andan dispersos a lo largo y ancho de nuestro país. Mucho pudieran aportar unidos al perfeccionamiento de nuestro modelo de socialismo y a la defensa de las ideas humanistas, anticolonialistas y antimperialistas frente a la arremetida del pensamiento neoliberal que también nos amenaza.

 

Acerca de Dialogar, dialogar

Historiador, investigador, papá de María Fernanda y Alejandra
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .