Huellas y lecciones que no podemos olvidar

Hassan Pérez Casabona⃰

La historia no es un amasijo inerte de sucesos. Los acontecimientos que tuvieron lugar, por el contrario, poseen extraordinaria importancia no solo para entender la cotidianidad sino porque, en buena medida, brindan claves sobre cómo proceder en lo adelante. La relación dialéctica que emana de la tríada pasado-presente-futuro es también una de las fuentes proteicas en manos de los pueblos, para no extraviarse en derroteros signados cada vez más por enormes desafíos.

El conocimiento de nuestros orígenes, y de los senderos que transitamos en escenarios de variada naturaleza, es un tesoro que debemos preservar, a partir de la connotación estratégica que el mismo  adquiere en la edificación de nuevos horizontes. Ello implica pertrecharnos con integralidad de cada fuente nutricia, superando las posiciones maniqueas que se inclinan a describirlo todo desde la antinomia bueno-malo, despojando a los procesos y figuras de la policromía que los enriquece. Pelear en ese campo –el terreno fértil de las ideas- no es entretenimiento para avezados, sino una necesidad vital para la consolidación de los propósitos emancipadores.

En esa empresa, de una u otra manera, tenemos que participar todos, máxime en un mundo que privilegia la desconexión con nuestras raíces.  Los apologistas del mercado se parapetan desde un sistema de relaciones que coloca como eje el consumo desmedido y la exaltación de lo banal. Ellos están en las antípodas del pensamiento crítico que nos empeñamos en fomentar, desde este lado de la trinchera, como coraza ante la desmemoria y la avalancha de frivolidad que surge desde los centros que controlan los “imperios” mediáticos, en manos de los mismos que detentan el poderío económico y financiero.

Son dos visiones en pugna: la que enajena a las personas, en tanto les interesa únicamente la adoración a ultranza de cada mercancía, y la que aspira a construir un hombre y mujer nuevos, cuya diadema estriba en pensar, sentir y actuar desde la condición humana, cultivando valores como la solidaridad, el altruismo y el desprendimiento en aras de ese otro planeta posible.  La primera de las opciones no se detiene en el cuidado del medio ambiente (dado el carácter depredatorio consustancial a la expansión económica desmedida) ni en buscar armonía con la naturaleza. La segunda, en su constante experimentación y aprendizaje, tiene como desvelo que se encuentre satisfacción a las necesidades materiales y espirituales “siempre crecientes”, sin que se desvanezca la esencia inherente a nuestra condición humana. Se trata, dicho en pocas líneas, de una confrontación entre los que invierten en la creación de autómatas, como reproductores pasivos de lo que reciben a través de los medios, y de los que anhelamos una sociedad de seres pensantes y comprometidos con su destino.
Seguir leyendo

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Cuba y Estados Unidos, 1979: “La Crisis de la Brigada Soviética”

Elier Ramírez Cañedo

Por el nivel de peligrosidad que alcanzaron las tensiones en las relaciones de Estados Unidos y Cuba y, al mismo tiempo, en el escenario internacional, la crisis más conocida y sobre la cual hay una valiosa producción historiográfica es la que se desencadenó en octubre de 1962. Sin embargo, otras crisis menores en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos han sido olvidadas o poco trabajadas por los historiadores, quizás porque algunas de ellas fueron realmente “artificiales”, es decir, montadas intencionalmente por algunos sectores de poder en Estados Unidos para afectar las relaciones con la Isla, o iniciadas a partir de presupuestos falsos. En la que se conoció como “crisis de la brigada soviética en Cuba” –a la cual nos referimos en este trabajo- hubo de los dos elementos señalados anteriormente.

Dicha “crisis” tuvo lugar durante la administración de James Carter (1977-1981), un presidente demócrata que, al llegar a la Casa Blanca, se propuso trabajar por lograr un cambio en los términos de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba. Carter se planteó seriamente intentar “normalizar” las relaciones con Cuba y en ese propósito se lograron algunas cosas relevantes en su primer año de mandato como: los acuerdos pesquero y de límites marítimos, oficinas de intereses en ambos países, levantamiento de las restricciones de viajes a Cuba para los ciudadanos estadounidenses y los cubano-estadounidenses, intercambios académicos, deportivos y culturales, conversaciones de numerosas temas entre representativos de ambos gobiernos, entre otros avances. Sin embargo, desde el inicio de la administración se visualizaron dos tendencias contrapuestas dentro del legislativo y el ejecutivo estadounidense: una pronormalización y otra antinormalización. Por desgracia, esta última fue la que con el transcurso del tiempo fue ganando preponderancia hasta hacerse dominante, siendo la responsable de montar algunas de las crisis artificiales que se produjeron en las relaciones entre Washington y La Habana durante la administración Carter.

La tendencia antinormalización logró primero que el proceso de normalización entre ambos países se congelara a partir de la entrada de las tropas cubanas en Etiopía a finales de 1977, y después que las relaciones entre ambos países fueran deteriorándose paulatinamente. Para lograr sus objetivos, los enemigos de la normalización con Cuba -encabezados fundamentalmente por Zbiniew Brzezinski, asesor para Asuntos de Seguridad Nacional, utilizaron numerosos subterfugios como: la alteración de los datos sobre las tropas cubanas en África, la propagación del mito de una Cuba satélite de los soviéticos en política exterior, la exageración del potencial real y los objetivos de las armas soviéticas en Cuba y la influencia sobre el Presidente y los medios de comunicación en los Estados Unidos.

 

Sin embargo, podemos afirmar, que con la campaña lanzada por los medios propagandísticos estadounidense en septiembre de 1979 sobre la presencia de una “Brigada de combate soviética en Cuba”, se dio el vuelco ya total en sentido negativo para las relaciones Estados Unidos-Cuba. Todo comenzó en marzo de 1979, cuando Zbigniew Brzezinski pidió a la comunidad de inteligencia de los Estados Unidos que revisaran la información que tenían sobre tropas militares en Cuba. Como parte de ese estudio, la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) elaboró a mitad de julio un informe.

El propio David Newson, subsecretario de Estado para Asuntos Políticos durante la Administración Carter, relataría posteriormente en su libro The Soviet Brigade in Cuba, que la decisión de la NSA, de usar el término “combate” en el informe elaborado, no estaba sustentada en una evidencia fuerte y comprobada. Ello fue ratificado en el prólogo del propio libro por Stanfield Turner, Director de la CIA durante la Administración Carter, quien además reconoció los serios errores que cometió la comunidad de inteligencia de los Estados Unidos a la hora de manejar la información sobre de la presencia de la “Brigada soviética” en Cuba, la cual fue trasladada a la Casa Blanca demanera festinada, sin antes realizar una evaluación completa de la información con el concurso de otras agencias de inteligencia, lo cual hubiera evitado interpretaciones erróneas.[i]

Robert Pastor, asistente para América Latina del Consejo de Seguridad Nacional, quien vio interrumpida su luna de miel al ser llamado con urgencia a Washington, ha contando que no veía nada lo suficientemente serio en el asunto como para haber suspendido su “honeymoon”, reconociendo que a diferencia de la Crisis de los Misiles, esta fue una crisis artificial que lejos de unir a la administración, la dividió aún más y le impidió dar una respuesta coherente. “Mi primera reacción…al oír sobre la llamada brigada fue: “Castro nunca va a creer que somos serios”.[ii]
Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Declaración a la prensa de la directora general de Estados Unidos, Josefina Vidal Ferreiro

Hoy hemos conocido un comunicado del Departamento de Estado que informa la decisión del Gobierno de EE.UU. de reducir el personal de su Embajada en La Habana.

Como informamos el pasado martes 26 de septiembre, en la reunión sostenida ese día, a propuesta de la parte cubana, con el secretario de Estado, Rex Tillerson, nuestro ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla:

• Le advirtió de no tomar decisiones apresuradas que no se sustentan en evidencias ni en resultados investigativos concluyentes;

• Lo instó a no politizar un asunto de esta naturaleza; y

• Le reiteró la solicitud de cooperación efectiva de las autoridades estadounidenses para llevar a buen término la investigación en curso sobre los alegados incidentes con diplomáticos de EE.UU. en La Habana.

Enfatizo que el Gobierno de Cuba no tiene responsabilidad alguna en los alegados hechos y cumple seria y rigurosamente sus obligaciones con la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961, en lo que respecta a la protección de la integridad de los agentes diplomáticos acreditados en el país y sus familiares, sin excepción.

Consideramos que la decisión anunciada por el Departamento de Estado es precipitada y va a afectar las relaciones bilaterales, en particular, la cooperación en temas de interés mutuo y los intercambios de diversa naturaleza entre ambos países.

Deseo reiterar la voluntad de Cuba a continuar una cooperación activa entre las autoridades de los dos países, para el esclarecimiento pleno de estos hechos, para lo cual será esencial un involucramiento más eficiente de EE.UU.

La Habana, 29 de septiembre de 2017

(Cubaminrex)

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

¿Es posible ser como el Che?

Por TERESA VIERA HERNÁNDEZ*

La amplia mayoría de los jóvenes y no tan jóvenes cubanos de hoy (poco más del 60 por ciento de la población), nacimos y nos hicimos adultos diciendo a viva voz que seríamos como el Che; aun cuando ni la edad, ni nuestro análisis del mundo, nos dejaran percatarnos de la empresa que nos propusimos. Una cosa es real, en aquella y en esta época, nadie ha renunciado a que fuera posible.

En octubre se cumplen cinco décadas de que nos privaran de ese hombre, a sus 39 años. Los que en Cuba pasamos de esa edad, lo tendremos que seguir repitiendo todos los días, desde el eficiente quehacer cotidiano. Ahora más conscientes de lo que decimos, y sabiendo que en el 1959 cubano, él tenía –junto a Fidel– uno de los pensamientos políticos más avanzados entre los jóvenes.

Sus ideas transformadoras y su acción estratégica, puede que parezcan inalcanzables para generaciones de cubanos y cubanas. Pero, la Revolución que ellos y otros muchos hicieron, ha entregado las herramientas para que seamos sus dignos seguidores. Y para que la frase continúe ofreciéndonos la oportunidad de convertirnos en mejores personas, por el esfuerzo incansable de cada quien.

El actor de un apasionante drama

En carta escrita a Carlos Quijano, del semanario Marcha de Uruguay, devenido indispensable texto, El socialismo y el hombre en Cuba, en interés de desmontar el “argumento imperialista” de que el proceso de construcción de la sociedad socialista se caracterizaba por la abolición del individuo en aras del Estado, el Che define al hombre necesario para la construcción del socialismo, el hombre imprescindible de estos tiempos: El hombre nuevo.

En El socialismo y el hombre en Cuba, Che define al ser humano imprescindible de estos tiempos.

Durante este período (1953 al 1957), en el cual solamente existían gérmenes de socialismo, el hombre era un factor fundamental. En él se confiaba, individualizado, específico, con nombre y apellido y de su capacidad de acción dependía el triunfo o el fracaso.

Sería bueno intentar una definición de individuo, actor de ese apasionante drama que es la construcción del socialismo. Lo más sencillo es reconocer su condición de producto no acabado. Las taras del pasado se trasladan al presente y hay que hacer un trabajo continuo para erradicarlas. El proceso es doble: por un lado actúa la sociedad con su educación directa e indirecta; por otro, el individuo se somete a un proceso consciente de autoeducación.

La sociedad debe convertirse en una escuela. En el proceso de construcción del socialismo podemos ver al hombre nuevo que va naciendo. Su imagen no está todavía acabada; no podría estarlo, ya que el proceso marcha paralelo al desarrollo de formas económicas nuevas. Lo importante es que los ciudadanos vayan adquiriendo más conciencia de la necesidad de su incorporación a la sociedad y, al mismo tiempo, de su importancia como motores de ella.
Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Ernesto Che Guevara y un singular encuentro

Che ratificó la disposición histórica y consecuente de Cuba hasta nuestros días de dialogar con los Estados Unidos sobre la base de los principios de igualdad soberana. Foto: Bohemia / Archivo

Che ratificó la disposición histórica y consecuente de Cuba hasta nuestros días de dialogar con los Estados Unidos sobre la base de los principios de igualdad soberana. Foto: Bohemia / Archivo

A pesar del mito que se ha pretendido construir –en especial por los adversarios de la Revolución Cubana– donde se presenta al Che –junto a Fidel– como los principales obstáculos para la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, varios documentos desclasificados en los Estados Unidos revelan a un Che cuya intransigencia en relación con la soberanía y los principios de la Revolución, no significó que estuviera negado al diálogo y la negociación con el vecino del norte, e incluso, muestran a un Che que tuvo cierto protagonismo en la diplomacia secreta con los Estados Unidos durante las administraciones de J. F. Kennedy y Lindon B. Johnson.

El rol más importante desempeñado por el Che en ese sentido se produjo a solo unos meses de la derrota de la invasión mercenaria por Playa Girón, cuando sostuvo en Montevideo un contacto extraoficial con Richard Goodwin, uno de los principales asesores del presidente Kennedy.

Una historia aún poco conocida y divulgada

En el mes de agosto de 1961, tuvo lugar en Punta del Este, Uruguay, la Reunión Extraordinaria del Consejo Interamericano Económico y Social. El Che encabezaba la delegación cubana a la cita, donde el Gobierno de los Estados Unidos pretendía vender a los pueblos latinoamericanos, la llamada Alianza para el Progreso, un recetario sutil, con el objetivo de evitar la existencia de más Cubas en América Latina, “una respuesta constructiva y definitiva al castrismo”, en palabras del propio Kennedy.

Richard Goodwin fue cuestionado por el Senado estadounidense debido a su encuentro con el Che. Foto: Bohemia / Archivo

Richard Goodwin fue cuestionado por el Senado estadounidense debido a su encuentro con el Che. Foto: Bohemia / Archivo

Integraba la delegación norteamericana el joven asesor especial para asuntos latinoamericanos del presidente Kennedy, Richard Goodwin. Durante la conferencia el Che vio a Goodwin fumando tabacos. “Veo que a Goodwin le gustan los tabacos”, le señaló a un joven miembro de la delegación de Argentina. “Apuesto a que no se atrevería a fumar tabacos cubanos”, agregó.
Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Boletín Se dice Cubano No. 23: Historia y Medios audiovisuales

 

Introducción

 

Historia y Medios Audiovisuales, panel realizado como parte del espacio Dialogar, dialogar de la AHS en la Facultad de Filosofía e Historia de la Universidad de La Habana, 22 de marzo de 2017/ Palabras de Paquita de Armas Fonseca

 

Palabras de Roly Peña/

 

Palabras de Javier Gómez Sánchez/

 

Palabras de Fabio Fernández Batista/

 

Historia y medios audiovisuales. Una mirada desde Cuba/ René González Barrios

 

La historia a través del audiovisual/ Rolando Pérez Betancourt

 

Introducción

 

El 22 de marzo, el espacio Dialogar, dialogar, de la AHS se trasladó hasta el Teatro Manuel Sanguily de la Facultad de Filosofía e Historia de la Universidad de La Habana, para debatir acerca de un tema de gran importancia en la Cuba de hoy: la historia y su expresión en los medios audiovisuales. El panel estuvo integrado por Paquita de Armas Fonseca, periodista cubana especializada en temas culturales, Roly Peña, actor y realizador audiovisual, conocido por sus éxitos como director de la serie Duaba y otros materiales de corte histórico, Javier Gómez Sánchez, codirector de la recién estrenada serie LCB y Fabio Fernández Batista, profesor de Historia de Cuba. Hemos recuperado las transcripciones de sus intervenciones para el boletín Se Dice Cubano. También sobre el mismo tema incorporamos en este número un texto de René González Barrios, Presidente del Instituto de Historia de Cuba y del destacado periodista Rolando Pérez Betancourt.

 

Historia y Medios Audiovisuales

 

(Panel realizado como parte del espacio Dialogar, dialogar  de la AHS en la Facultad de Filosofía e Historia de la Universidad de La Habana, 22 de marzo de 2017)

 

Palabras de Paquita de Armas Fonseca

 

Yo soy de Oriente, específicamente de Holguín, y allá, en mis primeros años como periodista, conocí a una mujer que fue esclava en su niñez y que conoció a Maceo. Y en la descripción que ella me hizo de Maceo –era una mujer casi centenaria –, me habló de un hombre precioso, un hombre que llegó a un baile de campo y se abrió una fila porque había llegado aquel mulato que subyugó a todas las muchachas que estaban allí, y que los hombres lo respetaban por su valentía y valor, y por ser Maceo aquel hombre guapo.

Esto no está en el filme Baraguá. Baraguá tal vez como documental se puede analizar, de todas maneras le aconsejo a los jóvenes que la vean porque desde el punto de vista histórico es válido, pero no subyuga.

Hay otra película –voy a poner cinco ejemplos nada más–: El hombre de Maisinicú. La han puesto muchas veces en el cine, no sé si la han visto. El hombre de Maisinicú está basada en una historia real, la historia de un agente precisamente infiltrado en la lucha contra bandidos, magistralmente interpretado por Sergio Corrieri, también con una excelente actuación de Reinaldo Miravalles y dirigido por Manuel Pérez.

Esta película ubica al Escambray en su época. Si no me equivoco, fue hecha en 1986, por ahí.

Hay otro fieme más reciente, que deben haber visto, que es El ojo del canario, sobre José Martí. Su guionista y director es Fernando Pérez. Es sobre Martí niño y adolescente, una muestra espléndida de cuando se unen estética, valores éticos y buen uso de la tecnología. Ahí la luz está bien, la ambientación es de primera, el sonido impecable, la música, todo, en función de contar una historia para acercarnos a ese hombre que todo el mundo habla de él: Martí.
Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , | 1 Comentario

Décimas antitrumpianas

Elier Ramírez Cruz

Ya volvió el señor payaso
A mostrar su inútil payasería
Y es que por su avanzada miopía
No ve que no le hacemos caso.
Ni el huracán Irma a su paso
Ni su inmediata sucesora María
Ni ninguna expresa bravuconería
Que venga del imperio corrupto
Podrá ocasionar algún susto
A esta, mi tierra bravía.

Allí cantaron otras aves
De la misma calaña
Y se sumaron a la patraña
Con acusaciones bien graves.
Pero todo el mundo sabe
La marca de sus calzones
Son los selectos pichones
Respondiendo a sus mentores
Con los mismos hedores
Y la misma falta de cojones.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario