Una nueva forma de hacer política

Hassan Pérez Casabona⃰

En medio de las avalanchas mediáticas imperiales, especializadas en distorsionar la realidad de lo que sucede en diversas naciones, y en propalar a los cuatro vientos la supuesta superioridad de la sociedad de consumo, resulta vital que se multipliquen esfuerzos y proyectos, que doten a los seres humanos de sólidos argumentos para desmontar dichas estratagemas del gran capital transnacional. No en balde José Martí, Apóstol de la independencia antillana, señaló que “De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace, ganémosla a pensamiento”.

Con esa aspiración en el centro del dial (examinar con rigor teórico disímiles cuestiones y contribuir además a responder la pregunta de, ¿qué hacer para superar un escenario sombrío?) tuvo lugar a lo largo de tres jornadas la Conferencia Internacional El Capitalismo global en las Américas. El foro académico, que sesionó en el Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana, fue convocado por la Red de Estudios Críticos sobre el Capitalismo Global (Network for Critical Studies of Global Capitalism –NCSGC- por sus siglas en inglés) y la Asociación de Historiadores Latinoamericanos y Caribeños (ADHILAC).

Foto: Alfonso Gonzales.
Foto: Alfonso Gonzales.

Uno de los paneles, dentro de la amplia agenda de trabajo prevista, tomó como eje para el debate el tema La presidencia de Trump y el reforzamiento de las concepciones neoliberales, neofascistas y el autoritarismo en las relaciones internacionales. Con la conducción de Marcelo del Castillo-Mussot, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), se presentaron en el mismo diferentes ponencias. Alfonso Gonzales, de la Universidad de Riverside, California, disertó sobre: El trumpismo, el autoritarismo neoliberal y las políticas subalternas hacia los latinos.

En su exposición, en referencia a un sistema en crisis, dijo que “Las facciones del gran capital están manejando los aparatos del Estado. Las figuras en las responsabilidades principales en Estados Unidos son agentes de un sector desconectado con la realidad de la mayoría de las personas. Pensemos en Trump, Rex Tillerson y otros muchos. Nunca en la historia de Norteamérica hubo un gabinete repleto de multimillonarios, expresión clara a la vez de la fractura entre la población y aquellos en la cúpula gubernamental”.
Seguir leyendo

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

LA POLÍTICA DE LA ADMINISTRACIÓN TRUMP HACIA CUBA: UN BALANCE NECESARIO

 

Elier Ramírez Cañedo

El 16 de junio de 2017, durante un discurso en Miami, más parecido a un show televisivo que a un acto político, el nuevo inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump, despejó la incógnita que existía en cuanto al rumbo que tomaría su administración en relación con la Mayor de las Antillas. Sin embargo, la relación bilateral entre ambos países se da en diferentes planos, en medio de múltiples contradicciones y en un contexto cambiante, que en la actualidad no favorece las políticas fallidas del pasado, diseñadas e implementadas por los distintos gobiernos de los Estados Unidos contra Cuba,  a pesar de todo el empeño de Trump por barrer con todo lo avanzado en los últimos años en las relaciones bilaterales y los logros para nada despreciables que ha logrado en ese sentido.

No puede ignorarse que las variables que empujaron a la administración demócrata de Barack Obama a negociar secretamente con Cuba durante 18 meses y luego realizar los históricos anuncios se mantienen e incluso algunas de ellas se consolidan, lo cual dificulta el camino a Trump para destruir el legado de su predecesor, lo que parece ser una de sus mayores obsesiones y no solo en lo concerniente al tema Cuba.

Aunque existe una élite de poder de extrema derecha, encabezada por varios congresistas de origen cubano, que respaldan a Trump en el regreso a la clásica política de confrontación, el consenso dentro de la propia élite de poder de los Estados Unidos y su aparato burocrático se inclina a continuar la apertura iniciada por Obama el 17 de diciembre del 2014. Por tanto, la política que está adoptando la administración Trump hacia Cuba, tiene grandes posibilidades de convertirse en el futuro en una anomalía coyuntural, que terminará siendo barrida por la lógica sistémica, proclive a continuar el enfoque del acercamiento. Quizás Ben Rhodes, ex asesor de Obama, utilizó la frase más exacta cuando expresó que el anuncio de Trump constituía el “último suspiro ilógico de una política estadounidense con un historial de 50 años de fracaso”.[i]

Es cierto que el costo político que representa para Trump, darle marcha atrás a lo avanzado durante los años de su predecesor en la Casa Blanca en la relación con Cuba, resulta menor en comparación a otros temas de la agenda doméstica e internacional sobre los cuales pretende ganar el apoyo de los congresistas de origen cubano, junto a su respaldo electoral; pero no deja de ser alto, además de un negocio bastante inseguro. Pierde en primer lugar con Cuba, pues la Isla ha sobrevivido a este tipo de política fracasada por décadas, además de granjearse el rechazo prácticamente absoluto del pueblo cubano, incluyendo el sector privado, uno de los más afectados con un retroceso de las relaciones; pierde en su proyección hacia de América Latina y el Caribe, sobre todo teniendo en cuenta que el próximo año el presidente Trump verá las caras a los presidentes de la región en la Cumbre de las Américas a celebrarse en Lima, Perú, en el mes de abril; tampoco gana en el escenario internacional –incluyendo sus aliados-, donde existe un rechazo generalizado a la política de aislamiento y bloqueo contra Cuba, así como frente a la opinión pública de los Estados Unidos y de los propios cubanoamericanos quienes en su gran mayoría se inclinan por la mejoría de las relaciones con la Isla. Volver a las políticas del pasado con relación a Cuba va en contra los propios intereses económicos, diplomáticos, políticos y de seguridad de los Estados Unidos. Un estudio de la organización Engage Cuba, concluye que dar marcha atrás a lo logrado en tiempos de Obama impediría a mediano y corto plazo la creación de 12 295 puestos de trabajo en los Estados Unidos y la pérdida para ese país de más de 6 600 millones de dólares.[ii]

Por las informaciones filtradas a medios de prensa estadounidenses como The Hill, se conoce que los congresistas Marco Rubio y Mario Díaz Balart habían logrado pactar con Trump antes de su discurso del 16 de junio, una reversión total de todas las políticas de Obama en relación con Cuba adoptadas a partir del 17 de diciembre de 2014, que incluía el cierre de las embajadas, el retorno de Cuba a la espuria lista de países terroristas, y la suspensión de todos los acuerdos de cooperación firmados, sin embargo, cuando el borrador del memorándum circuló por las estructuras burocráticas hubo un rechazo casi unánime a estas políticas, por lo que finalmente Trump tuvo que firmar un documento bastante diluido en comparación con la propuesta original, que dejaba en pie los 22 acuerdos de cooperación firmados por ambos países durante el mandato de Obama, así como las embajadas en ambas capitales. Asimismo, junto al anuncio del presidente se hizo la aclaración, de que mientras el Departamento del Tesoro no publicara las nuevas regulaciones –algo que podía tardar varios meses-, se mantenía el estatus quo e incluso, que cuando éstas fueran publicadas serían prospectivas por lo que no se afectarían los contratos y las licencias ya existentes.

Pasarían más de cinco meses – hasta el 8 de noviembre- para que estas nuevas regulaciones fueran publicadas. No obstante, por lo que estaba ya formulado en el memorándum presidencial firmado por el presidente Trump, se podía concluir que si bien las nuevas medidas anunciadas no constituían un regreso al escenario existente antes del 17 de diciembre de 2014, sí representaban un retroceso significativo en lo avanzado en las áreas del comercio y los viajes. Los pasos hacia atrás en la política hacia Cuba anunciados por el presidente Trump fueron los siguientes:

Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , | 1 Comentario

Salvaguarda del ejercicio del pensar

 

A Fernando: por su ejemplo y amor

Por: Yusuam Palacios Ortega

Hace cinco meses lloramos la partida física de un hombre profundamente revolucionario, de un pensador del Socialismo y un martiano de raíz. La muerte, que no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida; no alcanzó a este hombre que no dudó nunca en crear, junto a los jóvenes, el futuro de la patria. Con su magisterio anduvo de la mano de Martí y Fidel; bebió de la fuente digna del Guerrillero Heroico y comprendió tempranamente qué era vivir la Revolución; cómo ser consecuentes con la historia patria y qué significa ser revolucionario.

Fernando Martínez Heredia para mí no ha muerto, lo llevo en mi pensamiento y corazón; porque lejos de lo que algunos piensan, este hombre de ideas y acción revolucionaria; es cubano de verdad, hijo legítimo de Mella y Guiteras, antimperialista por convicción. No escribo sobre Martínez Heredia como un mero homenaje, prefiero que su legado ético me acompañe todos los días; pero recordarlo también es ir a su obra: creadora y fundacional. Hace alrededor de cinco meses, contando con su presencia, asomaba un aniversario; el 50 de la revista Pensamiento Crítico; una obra que, podemos decir, es de Fernando. Escribí este texto publicado en El joven cubano; sirva entonces de homenaje sincero a este hombre que no claudicó jamás, vivió con dignidad y murió para seguir viviendo en cada revolucionario.

Los aniversarios de alto vuelo; esos que provocan torrentes de ideas en la mente del pensador y estimulan, conscientemente, su trabajo creador; no son motivo para un simple recordatorio o referencia superflua; en sí mismos demandan de un acercamiento profundo, de una apropiación crítica de sus contenidos y de un programa bien pensado para su recordación. Es el caso de una revista, que,aun no existiendo hoy, deviene fuente insustituible de conocimiento y cultura para quienes batallan sin cesar por la salvaguarda de un singular ejercicio humano, el más completo de todos, el del pensar.

Una revista que marcó una época de extraordinaria fuerza ideológica, de muchas inquietudes en los jóvenes y a la vez búsquedas de respuestas necesarias para entender el momento, y, sobre todo, transformar la realidad; desde las honduras de un pensamiento crítico garante de una verdadera revolución. Para ser un revolucionador social, tomar partido y elegir para integrar acorde a la realidad (lo esencial en el electivismo filosófico); era preciso tomar el papel y reflejar en él un conjunto de ideas, criterios, puntos de vista; si diferentes mejor para ser creíbles y provocar el debate fecundo en el que sólo la verdad y la fuerza de las ideas, vencen.

Pensamiento Crítico, revista del Departamento de Filosofía de la Universidad de La Habana en los años de 1967 a 1971, se nos presenta como un hecho del pasado histórico, como enterrado en el tiempo y a todas luces, desconocido. Una sombra en los estudios de hoy, un ingrediente imprescindible en la formación del hombre nuevo; que piensa por sí, que asume posiciones desde su elección crítica, que desata nudos entorpecedores del ejercicio humano que lo convierte en revolucionario y le da sentido a su vida: el del pensar. Esa es luz propia, y cuando nos apropiamos de ella, crecemos. Revisitar Pensamiento Crítico es un descubrimiento necesario, leer a importantes pensadores[1] del mundo, sobre todo de la América nuestra, hurgar en sus criterios, polemizar y establecer con ellos un diálogo enriquecedor; hace parte de la asunción de una plataforma teórica en los momentos actuales que promuevan lo mejor del pensamiento anticapitalista, antimperialista y descolonizador; que sostengan una revolución socialista como la que construimos.
Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

El capitalismo contemporáneo: un lobo que no se disfraza

Hassan Pérez Casabona⃰

En la segunda jornada del Congreso Internacional El Capitalismo global en las Américas, que se celebra en el Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana, prosiguió el intercambio sobre la inviabilidad de un sistema instaurado para acrecentar las ganancias de exiguas élites y no para encontrar soluciones a los problemas que enfrentan las cuatro quintas partes de la humanidad. El foro académico, en el que participan relevantes personalidades de diferentes latitudes, es auspiciado por la Red de Estudios Críticos sobre el Capitalismo Global (Network for Critical Studies of Global Capitalism, NCSGC por sus siglas en inglés) y la Asociación de Historiadores Latinoamericanos y del Caribe (ADHILAC).

Caricatura de Alfredo Martirena. Cuba.
Caricatura de Alfredo Martirena. Cuba. Tomada de Juventud Rebelde

Uno de los paneles especiales que desarrolló su labor en plenario  contó con la conducción de Jorge Hernández Martínez, al frente de la cátedra Nuestra América y los Estados Unidos de la UH, y en él expusieron sus apreciaciones los doctores Frank Thompson, de la Universidad de Michigan y Elier Ramírez Cañedo, de la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado.

Thompson, investigador emérito, trajo a colación una versión actualizada de un trabajo presentado en el 2014, en un evento científico desarrollado en la Universidad de La Habana, con el título Actualización sobre las relaciones económicas de Cuba y Estados Unidos después del bloqueo.  El autor, quien expresó el honor que significaba estar en una sala con el nombre de Fernando Portuondo (brillante historiador a quien conoció, al igual que a su esposa, la también figura cimera de las ciencias históricas Hortensia Pichardo) verifica su hipótesis de que, con la eliminación de determinadas restricciones durante la administración Obama (limitadas e insuficientes por demás) se incrementaron las visitas de ciudadanos estadounidenses a Cuba, al tiempo que prosiguen perjudicándose los intereses de ese país, a partir de que no es posible la inversión en numerosos negocios potencialmente atractivos para ambas partes.

Ramírez Cañedo, por su parte, se adentró en el examen de lo sucedido en el plano de las relaciones bilaterales durante la presidencia de Donald Trump: “Aunque existe una élite de poder de extrema derecha, encabezada por varios congresistas de origen cubano, que respaldan a Trump en el regreso a la clásica política de confrontación, el consenso dentro de la propia élite de poder de los Estados Unidos y su aparato burocrático se inclina a continuar la apertura iniciada por Obama el 17 de diciembre del 2014. Por tanto, la política que está adoptando la administración Trump hacia Cuba, tiene grandes posibilidades de convertirse en el futuro en una anomalía coyuntural, que terminará siendo barrida por la lógica sistémica, proclive a continuar el enfoque del acercamiento. Quizás Ben Rhodes, ex asesor de Obama, utilizó la frase más exacta cuando expresó que el anuncio de Trump constituía el “último suspiro ilógico de una política estadounidense con un historial de 50 años de fracaso´”, afirmó.
Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

LA REVOLUCIÓN BOLCHEVIQUE EN SU CENTENARIO: LO QUE NO DEBEMOS OLVIDAR

 

Olga Fernández Ríos

Instituto de Filosofía

 

Mucho tiene que ver la Revolución de Octubre de 1917 en Rusia con las actuales búsquedas de un mundo mejor al que millones de seres humanos aspiran por haber provocado una transformación revolucionaria de largo alcance, más allá de las fronteras rusas – más tarde soviéticas-, y por ser la primera experiencia de desconexión del dominio capitalista e imperialista.

Los méritos de ese  importante acontecimiento se multiplican si se tienen en cuenta las condiciones económicas de la Rusia de principios del siglo XX, país inmenso semifeudal, con millones de analfabetos y solo con algunos bolsones de desarrollo industrial. A ello se une que al derrocar la reaccionaria monarquía zarista y emprender el cambio revolucionario debió enfrentar la agresión económica y militar de prácticamente todas las potencias capitalistas de la época.

En aquellas difíciles condiciones la revolución provocó una colosal transformación socioeconómica, política y cultural a favor de los intereses de las mayorías desposeídas y excluidas de riquezas y derechos.

Fue una experiencia de búsqueda y descubrimiento de un cambio cultural y civilizatorio y, como muchos reconocen, fue un huracán de esperanzas, no solo para Rusia y para las repúblicas soviéticas que más tarde fueron conformándose, sino para los trabajadores del mundo empeñados en lograr una mejor distribución de la riqueza y el cese de la explotación, junto con la dignificación del trabajo.

La Gran Revolución Socialista de Octubre revolucionó el mundo, motivó la implementación de fórmulas organizativas para enfrentar al capital y como una oleada se fueron multiplicando partidos comunistas, sindicatos, movimientos obreros y campesinos, junto con organizaciones de mujeres en defensa de sus derechos, a la vez que creció el  enfrentamiento al colonialismo y al neocolonialismo.

Aquella revolución impregnó de nuevos bríos la lucha popular en nuestro continente, gestada desde fines del siglo XIX cuando el imperialismo norteamericano – como había avizorado José Martí-, se expandía con botas injerencistas y usurpadoras de  riquezas naturales. En ese contexto la clase obrera crecía en algunos países de mayor desarrollo industrial bajo el influjo de ideas revolucionarias, marxistas en muchos casos, anarquistas en otros,  que traían los inmigrantes europeos que llegaban a tierra latinoamericana y caribeña. Fueron ideas y acciones revolucionarias que después de 1917 se multiplicaron.
Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , | 1 Comentario

El capitalismo entró en colapso

Hassan Pérez Casabona⃰

Colegio Universitario de San Gerónimo de La Habana
Colegio Universitario de San Gerónimo de La Habana

El capitalismo contemporáneo trata de vender una imagen de solvencia, con la aspiración de encantar a un público al que mayoritariamente le robaron la capacidad de pensar. Se trata de operaciones complejas bien hilvanadas, la cuales  intentan esconder las falencias de un modo de producción que no puede desenredar los agudos desafíos a los que nos enfrentamos como especie humana. Dicho sin margen a la ambivalencia: si bien el capitalismo en sus albores fue revolucionario, en tanto arremetió contra los lastres de la sociedad feudal y el absolutismo, poco después reveló su verdadera esencia, enfocada en la obtención de ganancias a cualquier costo y no en colocar a los hombres y mujeres en el primer plano, ni estar en armonía con la naturaleza.

Desmontar mitos, leyendas y engañifas es una tarea de primer orden, máxime cuando se hace desde el rigor intelectual y el compromiso por aportar a la generación de ideas y a la producción de un conocimiento encaminado a zanjar la inequidad galopante que se apoderó del planeta.

Con un morral pletórico de argumentos y reflexiones se dan cita por estos días en la capital cubana un grupo de académicos de varias nacionalidades, como parte del Congreso Internacional “El Capitalismo global en las Américas”. El evento está convocado por la Network for Critical Studies of Global Capitalism (NCSGC) y la Asociación de Historiadores Latinoamericanos y del Caribe (ADHILAC).

En el Aula Magna del Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana, institución anfitriona de los debates, tuvo lugar la inauguración del foro, el cual se extenderá hasta el 3 de noviembre. En las palabras de apertura, el Dr. Sergio Guerra Vilaboy, presidente de la ADHILAC, expresó la satisfacción por contar en nuestros predios con una nutrida representación de pensadores, los cuales poseen una sólida obra en la tarea de esclarecer acerca de las vulnerabilidades de un sistema que acentúa sus contradicciones.
Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Fabricando el pretexto: una constante en la política de EE.UU. hacia Cuba

La explosión del buque Maine sirvió de pretexto para la entrada de Estados Unidos en la guerra contra España.
La explosión del buque Maine sirvió de pretexto para la entrada de Estados Unidos en la guerra contra España. Foto:

 Estados Unidos posee una larga experiencia –prácticamente desde alcanzada la independencia de las Trece Colonias– en cómo se construye una razón propagandística que justifique la política hostil contra otra nación, con el fin de cumplir sus propósitos expansionistas o de dominio del mundo, algo que los gobernantes de ese país han considerado mandato divino.

Con el fin de lograr ese propósito, la retórica oficial de Washington se ha valido de resortes como el «respeto o defensa de la libertad», los «derechos humanos», o el tan gastado término de «seguridad nacional», manto bajo el que se enmascara lo que realmente se protege: los intereses de seguridad imperial de la clase dominante de ese país. Y no estamos hablando de una historia de ficción, sino de asuntos que se han ido revelando a través del tiempo. Pudiéramos mencionar muchos ejemplos como lo ocurrido en el Álamo –Remember the Álamo– farsa sobre la que se justificó la agresión y luego el despojo de gran parte del territorio mexicano; en el golfo de Tonkín en 1964, excusa fabricada por la administración Johnson, para incrementar de forma considerable la intervención militar estadounidense en Vietnam; o más reciente durante la administración Bush, cuando se produjo la invasión estadounidense a Iraq bajo la coartada de que este país contaba con armas de destrucción masiva, algo que nunca pudo comprobarse. Sin embargo, en este texto solo pretendemos referirnos al caso Cuba, quizá uno de los países hacia el cual Estados Unidos ha implantado un récord en el diseño y la implementación de lo que algunos estudiosos del tema han denominado operaciones de bandera falsa.

REMEMBER THE MAINE

Cuando se piensa en los tantos subterfugios que a través de la historia Estados Unidos ha utilizado para su intervención en Cuba, de inmediato recordamos la voladura del Maine en la rada habanera, el 15 de febrero de 1898, donde murieron 266 marineros, entre los que se incluyeron dos oficiales. La prensa jingoísta de Estados Unidos comenzó de inmediato su campaña contra España. «Esto significa la guerra», proclamó William Randolph Hearst, propietario del Journal de Nueva York. La Casa Blanca y la Secretaría de Marina, no tardaron mucho en dar a conocer su fiebre guerrerista, aprovechándose de las circunstancias. A pesar de que por las investigaciones realizadas en la época todo parece indicar que se trató de un accidente –una explosión interna en los pañoles de municiones–, lo cierto es que el hecho le vino como anillo al dedo a Washington para declarar la guerra a España, y así cumplir su más añorado plan: apoderarse de la Mayor de las Antillas. La intención de las autoridades estadounidenses de convertir la explosión del Maine en un pretexto, se hizo visible al expresar su rechazo en todo momento a colaborar en la investigación de lo sucedido con una comisión española creada para ese fin, a la cual se le negó la posibilidad de interrogar a los sobrevivientes. La comisión investigativa estadounidense trabajó por su cuenta para arribar a una conclusión muy presumible: la explosión había sido provocada por una mina colocada bajo la cuaderna 18 del buque, mientras los españoles por su parte concluyeron que se había tratado de una explosión interna. Mas como señala el historiador Rolando Rodríguez, había un plan diseñado aún más tenebroso por parte del gobierno estadounidense: «…se elaboró una posición más maligna, tendenciosa, forzada y contra toda regla legal, para si no pudiera probarse la culpabilidad factual de las autoridades hispanas: aunque estas no hubieran sido las culpables directas de la catástrofe, el hecho se había producido en un puerto custodiado por ellas. El buque había estado anclado en La Habana, pacíficamente, acogido a la protección que debía haberle brindado la bandera de Castilla y, sin embargo, había sido saboteado. Por tanto, cualquiera que hubiera sido el malhechor que causó el siniestro, España devenía responsable».1

UNA AMENAZA ROJA EN EL CARIBE

Después del triunfo revolucionario las invenciones de Washington para sostener su política hostil contra Cuba han sido numerosas, algunas creativas y otras realmente ridículas. En los inicios se intentó presentar a la Revolución Cubana como el resultado de una conspiración internacional del comunismo para subvertir el hemisferio occidental y a Fidel como un peón de los soviéticos.
Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario