Díaz-Canel a Telesur: Lo que queremos es construir un país mejor, un mundo mejor

El Presidente cubano confiesa que comienza las mañanas leyendo Cubadebate y las opiniones que da el pueblo en nuestro portal digital.

Patricia Villegas entrevista para Telesur a Miguel Díaz-Canel Bermúdez en La Habana. Foto: Rolando Segura / Telesur.

Fue una conversación cálida y llena de argumentos, en la íntima sobriedad de una salita del Palacio de la Revolución, por donde tantas veces caminaron Fidel y Raúl. Patricia Villegas se trajo el morral lleno de preguntas para el Presidente cubano; las más cercanas y también las cuestionadoras. De Cuba a Estados Unidos y América Latina, del Presidente al ser humano, transcurrió la primera entrevista que Miguel Díaz-Canel Bermúdez concede a un medio de comunicación desde que asumió la máxima responsabilidad estatal y de gobierno en nuestro país.

Franqueza, sentido del trabajo colectivo, enorme compromiso con el pueblo, dimensión de las complejidades a las que se enfrenta y de las fortalezas con que contamos, responsabilidad en sostener la continuidad revolucionaria, fue la impresión que dejó Díaz-Canel durante la casi hora y media de diálogo fluido con la Presidente de la cadena multinacional TeleSur.

El compromiso mayor es con el pueblo

Patricia Villegas abrió fuego inquiriendo sobre cómo sentía el Presidente estos primeros cuatro meses de Gobierno.
Seguir leyendo

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La verdad sobre Cuba no puede ser administrada

Por Raúl Garcés Corra

En un discurso memorable en el año 2005, Fidel Castro advirtió que uno de los errores que cometimos como país socialista fue pensar que alguien sabía, a ciencia cierta, cómo se construía el socialismo, que alguien tenía una fórmula, que podíamos convertir la experiencia soviética en una serie de leyes y escribir en manuales invulnerables cierta interpretación del marxismo-leninismo.

Hoy sabemos —y lo sabemos muy bien— que el socialismo no es una fórmula mágica ni una poción que pueda construirse con un grupo de ingredientes predeterminados. El socialismo es el resultado de una práctica social diversa que ha generado múltiples experiencias, modelos, formas de organización política, maneras de conquistar el poder. El socialismo ¿real? —del que ya casi nadie se acuerda—, ¿el modelo chino? ¿el ecuatoriano? ¿el venezolano? No ha habido socialismo resultado de una «evolución natural» del desarrollo de las fuerzas productivas. Toda práctica socialista se ha tenido que forjar en medio de la confrontación para desplazar a la burguesía del poder, en medio de una profunda lucha de clases, en medio de batallas simbólicas violentas entre el nuevo orden y el precedente.

Debiéramos reconocer que el liberalismo ha sido más o menos exitoso en posicionar determinadas invariantes de esa batalla simbólica y presentarlas, no como conceptos o formas de pensamiento ajustados a determinadas coyunturas y a determinadas formas de organización política —que es la forma de organización política liberal—, sino venderla como verdades universales, como definiciones ahistóricas, que trascienden el tiempo y que son perfectamente aplicables a cualquier época, circunstancia o geografía.

En realidad, aunque las definiciones de derechos humanos, sociedad civil, libertad de expresión, libertad de prensa, se presentan muchas veces como resultado de profundos consensos y no se apellidan, lo cierto es que la libertad de expresión liberal, la libertad de prensa liberal y la sociedad civil liberal —así como sus orígenes, debates y aparatos deliberativos— están profundamente enraizados en el liberalismo.

Nosotros, desde el socialismo, a mi juicio, hemos caído en una trampa: dedicarnos a responderles a los otros, más que a encontrar alimento teórico y fundamento para nuestras propias interpretaciones de estos temas. Esto, por supuesto que tiene sus causas, en esa lógica de confrontación que comentaba al principio, en la que ha tenido que sobrevivir nuestro socialismo, y en el encuadre de un modelo de discurso público que, acostumbrado a generarse dentro de una plaza sitiada, termina siendo más reactivo que proactivo. Se concentra más en combatir en medio de contingencias comprensibles, que en hacer ciencia sobre nosotros mismos.
Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

El Partido en el pensamiento político de José Martí

Por Carlos Rodríguez Almaguer

 

“Los hombres van en dos bandos:
los que aman y fundan;
los que odian y deshacen.”
José Martí

Autor intelectualEl pensamiento político de José Martí mantuvo un franco proceso de maduración que abarcó desde las tertulias en el colegio del maestro Rafael María de Mendive, pasando por las trágicas experiencias del presidio político, el destierro en España, sus vivencias en México, Guatemala y Venezuela, hasta el análisis  profundo y desprejuiciado de las fuerzas, vicios, inmoralidades y desórdenes que en los Estados Unidos de Norteamérica se escondían tras las bambalinas del progreso, y ya habían iniciado en el alma de aquella poderosa república su obra de destrucción.

Las permanentes lecturas, unidas a la observación y el análisis de cada realidad en que vivió, y al trato de los hombres y mujeres con los que de una u otra manera se relacionó, fueron básicamente las fuentes principales de las que se nutrió su vastísima cultura, en la que ocupa un lugar prominente su cultura política. No comprender su pensamiento político como un proceso, y asumir como única o definitiva la posición que adoptó en determinada fase del mismo, ha conllevado a recurrentes errores cuando no a tergiversaciones las más de las veces motivadas por la mala fe hacia el proceso revolucionario que triunfó en Cuba en enero de 1959.

Persiguiendo el mezquino objetivo de desacreditar la raíz martiana de la Revolución que lidera Fidel, los corifeos de la anti Cuba ha hecho énfasis en dos temas fundamentales, entre los muchos que han manejado. Uno de ellos es la supuesta oposición de Martí al ideal socialista y específicamente a la figura de Carlos Marx, basándose en la casi totalidad de los casos, en dos momentos de reflexión martiana en torno a ese asunto. A saber, la crítica que hace, en marzo de 1883, a los métodos violentos de lucha cuando escribe el elogio ante la muerte de Carlos Marx. En esta ocasión refiere que “espanta la tarea de echar a los hombres sobre los hombres”, y afirma además que el Prometeo de Tréveris fue “hombre comido del ansia de hacer bien. Él veía en todo lo que en sí propio llevaba: rebeldía, camino a lo alto, lucha.”  No obstante esta observación, la realidad política de Cuba lo llevaría casi una década después a convertirse en el principal organizador de una violenta guerra que él llamó “necesaria” y la proclamó “sin odio”. El otro momento objeto de manipulaciones es su análisis del libro titulado La futura esclavitud, escrito por Herbert Spencer y cuyo título gusta ser presentado por los manipuladores como una expresión de Martí acerca del socialismo. Sin embargo, nunca dicen nada respecto a que el mencionado análisis martiano concluye señalándole a Spencer su celo excesivo en criticar a ese determinado tipo de socialismo que se proponía por entonces en Inglaterra, y cuyo pecado capital consistía —según el autor del libro— en  la sobre protección que dicho Estado socialista ejercería sobre los pobres. Así concluye el análisis martiano:
Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

¿Cambia la política de Estados Unidos hacia Cuba?

Foto: Archivo.

El Departamento de Estado de Estados Unidos acaba de disminuir la alerta de peligrosidad de los viajes a Cuba. En apenas un año evolucionó de la categoría 4, la máxima posible, a la categoría 2, en la cual solo se recomienda “tener prudencia” a la hora de hacer el viaje, por lo que se aplica a muchos países del mundo.De esta manera, se pretende rectificar en parte, una política que ha tenido una oposición mayoritaria en todo el espectro político y social norteamericano.

También anunció que reanudará parcialmente los servicios consulares de su embajada en Cuba, pero solo a ciudadanos norteamericanos de estancia en el país. Se mantienen suspendidos los servicios a los cubanos que aspiren viajar de manera temporal o definitiva a Estados Unidos, los cuales tendrán que trasladarse a otros países para hacer los trámites.

Según el Departamento de Estado, tales medidas responden a las recomendaciones hechas por el Comité de Evaluación de Riesgos de ese órgano e incluye el fortalecimiento de medidas de seguridad no especificadas para su personal en Cuba, los cuales solo podrán permanecer un año en el país sin la compañía de sus familias.

Nada indica que se trata de un paso hacia el mejoramiento de las relaciones con Cuba. Por el contrario, se han arreciado las acciones contra el país y Cuba continúa siendo uno de los objetivos de la ofensiva norteamericana contra los procesos progresistas en América Latina.

Pero ni siquiera para esto sirve la reducción del personal de su embajada en Cuba. Recientemente, el Servicio de Investigaciones del Congreso dio a conocer un memorando, donde se plantea que la situación de la embajada norteamericana en Cuba “reduce potencialmente la capacidad del Departamento de Estado —y obviamente otras dependencias— para comprender la situación sobre el terreno y reportar sobre sus desarrollos”.

Dicho de otra manera, se quedaron ciegos o cortos de vista frente a los cambios que tienen lugar en Cuba y reducida su capacidad para influir sobre los mismos. Hasta los llamados “disidentes”, a los que se entregan fondos millonarios para subvertir el sistema cubano, se han quejado públicamente de las afectaciones que les ha producido las limitaciones de acceso a la embajada norteamericana. Esta pudiera ser una de las causas para tratar de enmendar el error.

También pudiera suponerse que es el resultado del desgaste de la credibilidad de los misteriosos “ataques sónicos”, los cuales sirvieron como excusa para reducir el personal de ambas embajadas. Sin embargo, no parece que el apego a la veracidad, como atributo de su política, sea un factor particularmente cuidado por la administración de Donald Trump.

La mejor explicación debe ser buscada en la política interna de Estados Unidos. Sobre todo, de cara a las elecciones parciales de noviembre de este año, donde los republicanos enfrentan una situación muy complicada.

Desde hace tiempo los viajes de norteamericanos a Cuba han sido mirados desde dos perspectivas distintas por parte de la política oficial norteamericana. La prevaleciente ha sido impedirlos, en el entendido en que se contrapone con el clima de hostilidad que debe regir las relaciones entre los dos países. La otra es promoverlos, en tanto suponen que aumenta la influencia de Estados Unidos en Cuba y favorece el desarrollo del sector privado, visto como un agente de cambio del sistema cubano.

Obama asumió la segunda estrategia y Cuba aceptó el reto, en la confianza de sus fortalezas políticas y su correspondencia con sus propios planes de desarrollo económico. En pocos meses, a pesar de que el bloqueo impide que viajen en calidad de turistas, ello significó un incremento notable de los viajes de norteamericanos a Cuba y su aprovechamiento por parte de empresas e instituciones norteamericanas interesadas en diversas formas de intercambio.

Las medidas de Donald Trump redujeron el flujo de viajeros en casi un 25 % en relación con el año precedente. Debido a los peligros legales y financieros que implicaba actuar bajo las alertas de viaje antes existentes, más del 80 % de los turoperadores norteamericanos se vieron obligados a cancelar los viajes a Cuba e igual se afectaron los intercambios académicos y culturales en marcha.

Rebajar el nivel de alerta de estos viajes puede facilitar un incremento de los mismos y, de esta manera, satisfacer los reclamos de poderosos intereses vinculados a la industria de los viajes, dígase hoteleros, líneas aéreas, turoperadores, agencias de viaje y cruceros, así como instituciones académicas y culturales, incluso religiosas, muchas de las cuales son importantes contribuyentes a los procesos electorales estadounidenses.

Un problema no resuelto con las recientes disposiciones es el daño que esta política ha ocasionado a la comunidad cubanoamericana y su posible efecto en las elecciones de La Florida.

Estados Unidos ha reconocido que no cumplirá con los acuerdos migratorios con Cuba, el cual establece conceder un mínimo de 20 000 visas anuales para cubanos que deseen radicarse en ese país. Este año apenas se han concedido 8 000 visas, afectando de manera sensible un programa de reunificación familiar que funciona desde 1994. Más grave aún, es que el cierre del consulado de Estados Unidos en La Habana ha impedido viajar a miles de personas, con la intención de visitar a sus familiares en ese país.

Según una reciente encuesta de Florida Latino Voters, para el 21 % de los votantes cubanoamericanos un tema esencial en las próximas elecciones, son los asuntos relacionados con la política migratoria y la reunificación familiar. Esto debe haber activado las alarmas entre los republicanos, que aspiran a contar con la mayoría de ese voto en unas elecciones que se anuncian muy reñidas.

En particular, es un problema muy grave para la decisión de los tres escaños al Congreso que hoy día están en manos de cubanoamericanos republicanos. Al promover la separación de las familias, la derecha cubanoamericana se ha dado un tiro en el pie y la hemorragia puede costarles la vida.

No es descabellado entonces suponer que en los próximos días el gobierno norteamericano, con la discreta anuencia de la derecha cubanoamericana, tome otras medidas —ya se habla de “estabilizar el personal en Cuba—, con vistas a llegar a las elecciones con la sensación de que se trata de un problema en vías de solución. Por eso, hasta ahora, el vociferante “exilio histórico cubano”, no ha dicho nada en contra.

(Tomado de Progreso Semanal)

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Martha Prieto: Constitución, Estado, individuo y sociedad en la Cuba actual

La Constitución es un texto de principios, y es verdad. Pero no solamente de principios, también de valores y normas jurídicas. Foto: Cubadebate

Transcripción de la Conferencia de la Doctora Martha Prieto, vicepresidenta de la Sociedad Cubana de Derecho Constitucional y Administrativo y profesora titular de la Universidad de La Habana, en el Panel “La prensa cubana en la encrucijada de la reforma constitucional”, celebrado en al Casa de la Prensa el 15 de agosto de 2018. 

Para mí es un placer estar con ustedes porque, como docente que soy desde hace más de cuarenta años, el tema de los medios también ha sido objeto de estudio desde el Derecho, desde las garantías de las libertades, desde los límites a la prensa y, por lo tanto, sentarme entre periodistas para mí es un placer.

No voy a polemizar acerca del contenido del Proyecto de Constitución, sino que voy a plantear cuestiones técnicas que han venido del cambio. Pero también quiero llamar la atención de que esta función de ustedes es importante. Me tomo la libertad de comentarles,  que no solamente es esencial ahora, sino en lo que sigue y hacia el futuro, porque nuestra sociedad tiene que cambiar su manera de actuar, pues la diversidad de ideas también es valiosa, es importante, es necesaria. Si no, no hay construcción de sociedad. Por lo tanto, ese continuar también va a posibilitar el ejercicio de la soberanía popular.
Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , | 2 comentarios

Quintín Bandera: Para no olvidar

 

HERIBERTO FERAUDY ESPINO | Periódico Cubarte | 09 Agosto 2018

 

Cuatro balazos y siete machetazos, uno en el rostro.

Su cuerpo ensangrentado fue tirado en un cajón de madera vieja en forma de ataúd y depositado en un viejo carromato de ruedas conocido por “La Lechuza”. Marianao despertó estremecido bajo la lluvia con el crujido de las ruedas de La Lechuza trasladando el cuerpo del general. ¡No puede ser!, ¡No puede ser! Pero es.

Certificado de defunción según su biógrafo Abelardo Padrón:

En La Habana, a las cuatro y media de la tarde del día veinte y tres de Agosto de mil novecientos seis, Doctor Luis Narciso Menocal y Fernando De Castro, Juez Municipal suplente en funciones del distrito Norte, asistido de José Francisco Prieto y Prieto, secretario en vista de la carta orden del juez de Instrucción del Este y en Comisión de la causa por rebelión, oficio del Director del Necrocomio Municipal y certificación de los médicos señores doctores J. Ramón de Castro y Federico Córdova,  de la autopsia practicada al cadáver de Quintín Bandera y Betancourt, natural de Santiago de Cuba y de setenta y tres  años de edad, de la raza negra, empleado vecino de Esperanza treinta y dos casado con Virginia Zuaznábar el que falleció en la madrugada de hoy a consecuencia de traumatismos accidentales…

Lo mandó a asesinar el primer Presidente de Cuba  y cumplió  la orden el  jefe del Ejército, el Mayor  General Alejandro Rodriguez Velazco, el mismo que aparece hoy montado en un impetuoso caballo en la estatua que como “Primer Alcalde por elección popular” le fuera erigida en la calle Paseo entre Línea y Calzada, La Habana. Aponte aun no tiene estatua.

Lo mandó a asesinar el Presidente por ser negro y por tanta dignidad acumulada.

Era tanta la vileza y la infamia que se prohibió enterrar al General en tumba propia. “Que su cadáver lo exhiban como escarmiento, para que a ningún otro negro se le ocurra alzarse”. Escarmiento, la misma frase también utilizada contra José Antonio Aponte Ulabarra cuando su cabeza fue exhibida en una jaula de hierro, con la diferencia que al “Espartaco Cubano” lo asesinó el régimen colonial español y a este General de cuatro guerras lo asesinaban cubanos traidores por mandato de un régimen neocolonial.

Cuenta la familia del General que —a pesar de la orden del Presidente traidor— el cura de la capilla del cementerio, conociendo la estatura del héroe asesinado, decidió conservar secretamente sus restos en una tumba que ya tenía el nombre del sumo sacerdote. Así se mantuvo hasta que diez años después las cenizas fueron trasladadas para el lugar que hoy ocupa en la necrópolis de Colón.

Cruel ironía de la vida: el mismo que un día asesinó al viejo mambí fue el encargado de dirigir las salvas de artillería que durante la ceremonia del nuevo enterramiento fueron disparadas en su honor. Ignacio Delgado, como se nombraba el traidor, a quien Quintín había ascendido en la manigua, se dice  fue ejecutado en 1919 por un hijo del General.

Hoy, cuando tanto se habla de preservar la memoria histórica, las nuevas generaciones deben conocer y no olvidar al cubano de origen mandinga  nacido en el reparto Los Hoyos, en Santiago de Cuba, un 30 de octubre de 1834.

Combatiente de la Guerra del 68, de la Guerra chiquita (1879-1880), y de la Guerra del 1895, invasor de Las Villas, participante junto al General Antonio Maceo en la Protesta de Baraguá y en el cruce de las dos trochas: de Júcaro a Morón, y de Mariel a Majana. Jefe de la Infantería mambisa y General de tres estrellas.

Dicen que el General Antonio Maceo solía decir: “Yo, solo con el nombre del compadre Quintín soy capaz de tomar La Habana”.

Este general “sesentón” del que habla José Martí fue la primera víctima del racismo, la traición y la discriminación que primaban en aquella República de las Traiciones.

“Sufrió en carne propia la discriminación racial cuando barberos se negaban a atenderlo por el color de su piel. Vio con estupor cómo algunos de los héroes de guerra como él, que ocupaban un escaño en el Senado o en la Cámara baja, eran humillados por ser negros o mulatos y a sus esposas no las invitaban a las recepciones oficiales, como sucedía con los congresistas blancos”. (Pedro Antonio García, periodista e historiador).

Tratando de hundirlo en el lodazal de la humillación quisieron callarlo con cinco pesos; las jaboneras Crusellas y Sabatés le ofrecieron un trabajo para aliviar su situación: anunciar jabones, vestido con el uniforme mambí y los grados de General; le dieron el cargo de jefe de basura de La Habana y luego basurero y cartero. Para aliviar su situación, amigos piadosos organizaron una función en el teatro Payret con el fin de recaudar fondos para el sustento de su familia.

Cansado de tantas humillaciones no solo a él sino al país todo, el General no tuvo otra opción que alzarse.

“No vayas, Quintín, te van a matar”, le había dicho Virginia, su joven esposa,  madre de sus cuatros hijos. Era la segunda quincena de agosto de 1906 y el héroe de mil batallas, henchido por el ejemplo de sus hermanos Guillermón, Martí y Maceo se lanzó de nuevo a la manigua para así honrar la vergüenza mancillada.

Cubanos como Quintín nunca deben olvidarse. Aunque no se ha escrito de él lo suficiente, hay dos libros que si no de cabecera, debían recibir varias lecturas de los jóvenes de hoy: ellos son la novela La muerte es principio, no fin, de Natalia Bolívar, y Quintín Bandera. General de tres guerras, de Abelardo Padrón.

Ikiri adá

Ogún aladá meyi

Ikiri adá

“Los derechos no se mendingan,

se conquistan con el filo del machete”

—sentenció nuestro Titán.

Ikiri adá.

¿Y si el machete perdió el filo?

—pregunto a los ancestros—

Ikiri adá.

¡Sáquenle filo de nuevo!

responden los égunes

de cimarrones y mambises.

¡Sáquenle filo de nuevo!

¡Somos hijos de Yaokende!

Dueño de los machetes.

Ikiri adá.

(Rogelio Martínez Furé)

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario