¿Le legaremos algo a Fidel?

 Por Josué Veloz Serrade

El anuncio de la eliminación de la posición común de la Unión Europea, la llegada del primer vuelo de American Airlines, la visita del Rey Emérito Juan Carlos y la de Peña Nieto en medio de los acontecimientos recientes posteriores al fallecimiento de Fidel; no son regalos inocentes ni casuales.

Fidel es un territorio en disputa, habrá muchos Fidel. La reacción tendrá el suyo, la burocracia también. Cada cual se aferrará al Fidel que le sea necesario en el presente que vive. Fidel tendrá que defenderse de Fidel. Su fuerza mística, si no es acompañada en los próximos tiempos de un examen minucioso de su práctica revolucionaria, se volverá inservible para la Revolución y podría servir lo mismo a la socialdemocracia que a una zona de nuestra sociedad que apuesta por un capitalismo a la cubana con una democracia formal vacía. Pero no al proyecto socialista de la revolución cubana como fue el servicio de toda su vida.

Es lógico que nos indignemos por las reacciones irracionales de un grupo de personas, que cuestionan a Fidel a partir de sus historias personales o por el resultado de los momentos más intensos de la lucha de clases. Pero no olvidemos que si una revolución es verdadera, tendrá que enfrentar la complejidad de ambas cosas. Para dar propiedades hay que expropiar, para responder a la guerra, hay que ir a la guerra. Fidel y su generación no filosofaron la Revolución: la hicieron. Cada cual escoge los muertos que le asaltarán en medio de la noche. No creamos que alguien que vive en Noruega, o cerca de la Calle 8 durmiendo con tranquilidad, no haya escogido previamente quién va a morir, de qué muertes se hará responsables y a qué horrores dará la espalda para poder vivir. Mientras no llegue la sociedad futura todos somos cómplices, cada cual decide donde vive su redención o su ilusión de neutralidad.

¿A qué Fidel debiéramos aferrarnos? ¿Cuáles son las lecciones de su conducta? ¿Qué le dicen esas lecciones de su práctica revolucionaria a la Cuba de hoy?
Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Elier Ramírez Cañedo: en busca de diálogo

 

Sobre la cultura del debate, la enseñanza de la historia y otros temas de actualidad conversó con Sin Miedo al Horizonte el Dr. en Ciencias Históricas Elier Ramírez Cañedo

Lázaro E. Arias y Miguel A. Castiñeira-En aquellas madrugadas, mi única compañía constante en las noches de guardia era aquel complicado radio que había que conocerle la cosquilla. Desde cierta distancia, sin perderle vista a mi objetivo, escuchaba una singular entrevista radial de un joven soñador, como yo, que hablaba con conocimientos plenos de las relaciones Cuba – Estados Unidos. Modestamente, pero con autoridad impresionante.

Y soñé. Soñaba aún vestido de verde con cuestionarlo sobre temas cruciales, con meterme en su mundo de conceptos pulidos divergente del mío.

La Universidad Central de Las Villas (UCLV) me dio la oportunidad real de entrevistarlo, de abordarlo desde su perspectiva, de conversar de realidades, de conceptos transformados por el tiempo, de la enseñanza de la Historia en Cuba, de espacios de diálogos tan necesarios y de mucho más.

“Estoy seguro de que cuando el doctor en Ciencias Históricas Elier Ramírez Cañedo cedió a la insistencia de varios de sus amigos para coordinar y conducir un ciclo de debates convocados por la Asociación Hermanos Saíz (AHS), a comienzos del año 2013, él no imaginaba la trascendencia que tendrían esos encuentros”, afirma Luis Morlote Rivas, Vicepresidente primero de la UNEAC, en el prólogo del primer volumen del libro Hacia una cultura del debate.

Muchas instituciones escolares transforman la enseñanza de la historia en mecánica y esquematizada…

Necesitamos convertir las mismas clases de historia en verdaderos espacios de debate. El pasado también se somete a miradas críticas y no siempre coinciden los análisis del mismo. El profesor, dándole participación activa a los estudiantes, puede contribuir en la construcción de una cultura dialógica en la sociedad.

Con la Historia de la Revolución Cubana tenemos una deuda muy grande; los jóvenes deberían conocerla al dedillo, sin restarle importancia a las otras etapas. Los períodos espinosos y poco abordados en el transcurso del proceso revolucionario, sacados de contexto en la actualidad, podrían malinterpretarse. Esos temas debemos abordarlos nosotros, no nos los pueden escribir desde Miami. Para eso también se debe investigar con la mayor profundidad y acceso a la información posible. Cada día debemos profundizar un poco más.

¿Cómo valora la salud del ejercicio del debate en Cuba?

Quizás no está al nivel que ameritan estos tiempos, pero sí está en un nivel muy superior a cualquiera de las épocas anteriores. Nosotros hicimos un levantamiento de todos los espacios de debate en el país, principalmente los pensados y coordinados por jóvenes, y realmente nos sorprendimos mucho. Como es el caso de Dialogar, dialogar de la AHS, ninguno estaba dirigido por una instancia superior ni nada por el estilo, ellos mismos se escogen las cuestiones a discutir y la manera de hacerlo. Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

LA CIA ESTUDIA A LOS TEÓRICOS FRANCESES. CÓMO DESMANTELAR A LA IZQUIERDA CULTURAL

por Gabriel Rockhill

Se suele asumir que los intelectuales tienen poco o ningún poder político. Subidos en su privilegiada torre de marfil, desconectados del mundo real, enredados en debates académicos sin sentido sobre minucias, o flotando en las nubes abstrusas de la teoría de altos vuelos, se suele retratar a los intelectuales como separados de la realidad política e incapaces de tener cualquier impacto significativo sobre ella. Pero la Agencia Central de Inteligencia (CIA) piensa de otra forma.

De hecho, el organismo responsable de planificar golpes de Estado, cometer asesinatos y manipular clandestinamente a gobiernos extranjeros no solo cree en el poder de la teoría, sino que asignó importantes recursos para mantener un grupo de agentes secretos dedicados a estudiar a fondo lo que algunos consideran la teoría más recóndita e intricada jamás producida. Un documento de investigación escrito en 1985 y que recientemente ha sido desclasificado y publicado con ligeras adaptaciones, haciendo uso de la Ley de Libertad de Expresión, revela que la CIA dispuso de agentes dedicados a estudiar las complejas e influyentes teorías asociadas a los autores franceses Michel Foucault, Jacques Lacan y Roland Barthes.

La imagen de unos espías estadounidenses reuniéndose con asiduidad en cafés parisinos para estudiar y comparar notas sobre los popes de la intelectualidad francesa puede chocar a quienes asumen que este grupo de intelectuales eran lumbreras cuya sobrenatural sofisticación no podría caer en una trampa tan vulgar, o que, por el contrario, no eran sino charlatanes de retórica incomprensible con poco o ningún impacto en el mundo real. Sin embargo, no sorprenderá a quienes están familiarizados con la prolongada y continua utilización de recursos de la CIA en la guerra cultural global, incluyendo el respaldo a sus formas más vanguardistas, lo que ha quedado bien documentado gracias a investigadores como Frances Stonor Saunders, Giles Scott-Smith y Hugh Wilford (yo he realizado mi propia contribución con el libro Radical History & the Politics os Art).

Thomas W. Braden, antiguo supervisor de las actividades culturales de la CIA, explicaba el poder de la guerra cultural de la agencia en un relato sincero y bien informado publicado en 1967: “Recuerdo el inmenso placer que sentí cuando la Orquesta Sinfónica de Boston [que contaba con el respaldo de la CIA] ganó más elogios para EE.UU. en París de los que pudieran haber ganado John Foster Dulles [i] o Dwight D. Eisenhower con cien discursos”. No se trataba, de ninguna manera, de una operación liminal o sin importancia. De hecho, como sostenía acertadamente Wilford, el Congreso para la Libertad Cultural con sede en París, que posteriormente resultó ser una organización tapadera de la CIA en tiempos de la Guerra Fría, fue uno de los principales patrocinadores de la historia mundial y prestó apoyo a una increíble gama de actividades artísticas e intelectuales. Contaba con oficinas en 35 países, publicó docenas de prestigiosas revistas, participaba en la industria editorial, organizó conferencias y exposiciones artísticas de alto nivel, coordinaba actuaciones y conciertos y proporcionó generosa financiación a diversos premios y becas culturales, así como a organizaciones encubiertas como la Fundación Farfield.

Image-1_Josselson-in-Paris-1-300x227 Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | 2 comentarios

Dioses manufacturados

 

Yosvany Montano Garrido

En días recientes, una complaciente emisión del programa televisivo Clip.cu dejó mucho que desear en la estructura de análisis ante un tema tan ensanchado como el video musical en la Isla y su vinculación al proyecto que dirige Orlando Cruzata. Lo que pareciera constituirse a escala planetaria como un inminente triunfo de la imagen sobre la melodía, exige un examen más serio y profundo.

Como cada año, la organización de los Premios Lucas genera un interesante debate en el seno de los creadores, críticos, realizadores audiovisuales y, por supuesto, en la población. La problemática que subyace, radica en la comprensión de que el verdadero problema está en los conceptos, en los contenidos o, para decirlo más claro, en los simplificadores mensajes que mayoritariamente se trasladan. 
Asociado a las tendencias globales del audiovisual, el fenómeno de la “clipmanía” comienza a plantear importantes retos en el campo de la resistencia cultural y en la proyección contrahegemónica de algunos sectores de la sociedad cubana.

¿Qué pasa  cuando  lo artístico vulnera la autenticidad y la expresión enriquecedora de su realidad? ¿Cuáles son las consecuencias de un desgaste estético, enunciado de un uso barato y comercial de lo que pudiera ser una consistente práctica artística? ¿Qué secuelas deja asociar producción artística con practicismo económico? Ya lo dijo el viejo Marx, “la producción no solamente produce un objeto para el sujeto, sino también un sujeto para el objeto. La producción produce, pues, el consumo”.

Con sus diferentes grados de complejidad visual, el videoclip debe estudiarse como expresión de un texto con  un  contenido cultural, político  y  social, que puede generar,  al mismo tiempo, veracidad y ambigüedad desde sus propuestas. 

Particularmente, el video musical cubano ha adoptado un lenguaje demoledoramente individualista, sexista, muchas veces procapitalista y en algunos aspectos marginal. Salvo honrosas excepciones, en el último período un carnaval de colores, coreografías nudistas, muchachas bonitas y ropa chic, se ha adueñado del espacio que inicialmente fuera para luchar ante la voracidad de la gran industria.

La hipersexualización que está promoviendo este tipo de audiovisual, ha minado muchas estructuras con las que la sociedad asume temas tan sensibles como el amor, la felicidad o los proyectos de vida individuales y colectivos.
Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

¿Marxismo conservador?

 

Por: Juan Nicolás Padrón

En varias lecturas y conferencias recientes he leído o escuchado enfatizar en un “marxismo revolucionario” opuesto a un “marxismo conservador”: ¿no será que el primer sintagma es tautológico y el segundo, un eufemismo? El marxismo siempre es revolucionario porque sus tesis, fundamentadas en el materialismo dialéctico e histórico, señalan que el ser social condiciona a la conciencia social —Karl Marx aclaró en varios textos que siempre es “en última instancia”, aunque muchos sigan desconociendo esta precisión para conferir a sus tesis un carácter reduccionista—, y que el ser se transforma constantemente por las condiciones materiales que interactúan con las espirituales —una transformación interactiva dada siempre, y no solo en una época; una ley general, como la de gravitación universal—; entonces, no es posible ser marxista y al mismo tiempo conservador, pues lo postulado por la ideología marxista es que la transformación revolucionaria constituye la guía para la acción en la marcha de la historia, y por ello ser marxista implica ser revolucionario siempre: se trata de categorías inseparables, aunque no invariablemente ser revolucionario incluya ser marxista.

Hace tiempo le escuché a un amigo angolano que no estaba de acuerdo con el término de “internacionalismo proletario”, que acabábamos de escuchar juntos en un discurso; le pregunté por qué y con lógica incuestionable me preguntaba de qué proletarios se podía hablar en Angola, donde la mayoría de los obreros angolanos eran privilegiados por trabajar en compañías extranjeras; él prefería el término “internacionalismo socialista” para calificar los lazos de cooperación y amistad entre Cuba y su país, contra la guerra impuesta por el apartheid y los agentes de los imperialismos en África. Su reflexión me ayudó a percatarme de que la mayoría de los cubanos considerábamos a Marx intocable en sus estudios sobre la clase obrera de la Europa del siglo XIX. Ningún término se había modificado por aquellos años. Al adentrarme por mi cuenta en la historia de Cuba y relacionarla con los cursos de Filosofía Marxista-Leninista que recibía, había encontrado demasiados conceptos imprecisos, grandes zonas de silencio históricas y expresiones que habían sido concebidas para otras realidades y momentos. A tales deducciones hube de llegar solo, sin ninguna ayuda y con la mirada de reojo de algunos jóvenes comunistas de entonces. Ahora me encuentro con conceptos reiterativos o contradictorios que, como aquellos, no definen con precisión un verdadero significado.

Dicho de otra manera: el ser humano piensa según vive, y yo enfatizaría, siempre; por tanto, los conservadores dejan de ser marxistas porque no aceptan la permanente transformación revolucionaria, bien porque no pueden, no saben o no quieren —por limitaciones personales, intereses privados… o por cuestiones que no quieren revelar. Se ha repetido que Marx no es marxista, y es cierto, pues legó su teoría para que fuera una práctica constantemente renovadora —su propósito no era “interpretar” el mundo, sino “transformarlo”—, basada en principios teóricos generales de carácter filosófico, económico, social, político, estético; nada más lejos de sus concepciones que “manualizarlas” para ser aplicadas a cualquier realidad.

El verdadero “pecado original” de no pocos “marxistas” autoproclamados comunistas en sus ejercicios políticos, y que a veces sin quererlo han ocasionado mucho daño al movimiento revolucionario internacional —sobran los ejemplos—, ha sido convertir el pensamiento del gigante de Tréveris en una doctrina sectaria, de élites políticas, sin vínculo sistemático real con las grandes masas, de carácter dogmático y burocrático, pretexto de un autoritarismo tiránico y represivo, con escasas posibilidades de autorrenovarse; es decir, contrario a lo que realmente es el marxismo: un proyecto revolucionario e inclusivo, democrático y participativo, dialéctico, en constantes cambios que a ningún marxista le deben parecer ajenos al sistema, creativo y original para cada situación, emancipador y de felicidad para todos y no para unos pocos. Las palabras son engañosas y se han utilizado para manipular: ¿cuántos socialismos o comunismos hubo en la historia después de Marx y cuáles realmente responden a bases marxistas? Lo que realmente importa no son las denominaciones, sino no perder de vista a qué o quiénes defiende.

Es cierto que en Cuba algunos marxistas dejaron de ser revolucionarios, aunque casi nadie lo confiese; por tanto, dejaron también de ser marxistas y se convirtieron en conservadores, a secas, aunque digan que defienden a la Revolución y de hecho puede que así sea parcialmente; resulta comprensible en un país en que casi nadie se declara de derecha. El pensamiento conservador es muchas veces casi un proceso natural de conservación biológica desplazado a la política, en ocasiones de manera inconsciente. Cuando una persona que se ha formado en ciertas circunstancias tiene todo lo necesario para vivir, y en ocasiones hasta un poco más, resulta muy difícil que sepa cómo piensan quienes viven en situación de miseria o pobreza. Solo convicciones muy fuertes, visión clara y vínculo constante con el país pueden contribuir a que no se pierda de vista la realidad de la construcción socialista, y no el fantasmagórico “socialismo real”. Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Fernando Martínez Heredia: La prensa ha de conjugar militancia y libertad

Fernando Martínez Heredia recibió la Distinción "Félix Elmuza", que otorga la UPEC. El eminente intelectual, Premio Nacional de Ciencias Sociales, intervino en nombre de las personalidades que recibieron el reconocimiento en la Casa del Alba, este 9 de marzo de 2017. Foto: CMLK

Fernando Martínez Heredia recibió la Distinción “Félix Elmuza”, que otorga la UPEC. El eminente intelectual, Premio Nacional de Ciencias Sociales, intervino en nombre de las personalidades que recibieron el reconocimiento en la Casa del Alba, este 9 de marzo de 2017. Foto: CMLK

Palabras de Fernando Martínez Heredia al recibir la Distinción Félix Elmuza, de la UPEC – 9 de marzo de 2017

Igual que lo que ha sido costumbre llamar la vida pública y la privada, se nos reúnen y hasta se le confunden a uno lo personal y lo social en momentos como estos, en que se recibe un honor tan grande mientras tremola la bandera escoltada y se entona la canción sagrada.

Aprendí a leer a los cuatro años de edad, y devoraba todo papel escrito que veía. En un pequeño pueblo sin libros, eran los medios de prensa mi sustento intelectual. Hace quince días decía, en una maravillosa reunión de jóvenes en esta misma Casa del Alba, que de muchacho la revista Bohemia era mi escuela política. Pero en aquel tiempo hubo que arrancarse los juegos de un tirón. Cada uno debía dar de sí todo lo que pudiera, y entonces escribí mi primer trabajo para la comunicación social. Era muy breve, se tiró en mimeógrafo y salió en varios cientos de ejemplares. En cuanto aL pago, hay que aclarar que el que lo pagaba caro era el autor, si lo identificaban, porque fue en 1957.

El triunfo y los primeros años revolucionarios produjeron transformaciones tan profundas, abarcadoras y asombrosas de las personas, las relaciones sociales, las instituciones y el país que hoy resulta muy difícil representárselas y parece casi imposible comprenderlas en su integridad. Sin embargo, esto no lleva a relegarlas al olvido ni a creer que se trató de un sueño. La vigencia de la gran revolución está en la inmensa cultura acumulada por el pueblo de Cuba, en la manera de vivir superior de las personas, que no pueden arrebatarnos ni inducirnos a abandonar, y en el interés y la emoción que despierta en los jóvenes asomarse a aquella etapa de la historia prodigiosa de este país.

Esa gran revolución me formó en sus prácticas, me educó y me hizo ascender, aferrarme y cambiar al mismo tiempo, uno más entre millones que vivimos la gran aventura. Fui uno de los que asumieron pronto papeles intelectuales muy superiores a nuestra formación, como sucedía en tantos otros campos de la vida del país. Me tocaron la docencia y la investigación social, pero como entonces casi no había fronteras entre las actividades profesionales, y las necesidades eran el acicate y la brújula de las actuaciones, a mediados de los años sesenta ya estaba colaborando en publicaciones periódicas, y hasta participando en la fundación de alguna.
Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Declaración XV encuentro de la Red En Defensa de la Humanidad “Comunicación emancipadora o patrias colonizadas”.

En el cuarto aniversario de la siembra del comandante de los pueblos, Hugo Chavez, la Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en Defensa de la Humanidad expresa su solidaridad con el pueblo y el gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, y con el presidente constitucional de la Republica Bolivariana de Venezuela, Nicolas Maduro en momentos en que los patrocinadores de la guerra y el terrorismo mediáticos contra Venezuela, Cuba y los países del ALBA, intensifican, renovados, sus afanes injerencistas, desestabilizadores y golpistas como parte de la política imperial de “cambio de régimen” en los países considerados hostiles por la diplomacia de guerra de Washington.

Con las nuevas tecnologías de la información y comunicación, sin que nos demos cuenta, millones de ciudadanos estamos siendo observados, espiados, controlados y fichados por Estados orwellianos que llevan a cabo una vigilancia clandestina masiva, en alianza con aparatos militares de seguridad y las corporaciones gigantes de la web. Pero, además, de manera paralela y complementaria, cuando se abre paso la era de la llamada “post verdad” (o el arte de la mentira flagrante), tiene lugar otra guerra en el espacio simbólico y en los ámbitos cultural e ideológico, que es librada por el cartel de los medios hegemónicos contra los pueblos de Nuestra América.

Ambos procesos son promovidos por Estados Unidos, sus cómplices europeos y el gobierno fascista de Israel, a través de un capitalismo criminal y militarizado. A últimas fechas, Cuba, Venezuela, Ecuador, Bolivia y otros países de la región, han sido los principales objetivos de un terrorismo mediático que, para imponer imaginarios colectivos con los contenidos y sentidos afines a la ideología dominante, utiliza además medios cibernéticos, audiovisuales y gráficos para manipular y controlar las conciencias de manera masiva.

Es previsible que las guerras irregulares y asimétricas, cobren nuevos bríos y se profundicen. Como es bien sabido, las guerras actuales se libran también en el campo mediático bajo la forma de conflictos irregulares. El Pentágono da una gran importancia a la lucha ideológica en el campo de la información y al papel de los medios de difusión masiva como arma estratégica y política y, además, como fuente de exorbitantes ganancias para los dueños de los oligopolios. Más allá de lo que ocurra en la realidad, la batalla por la narrativa, como la denominan los militares contrainsurgentes, es clave en la fabricación de una determinada percepción de la población y las audiencias mundiales.

Mientras impulsan una guerra de espectro completo en varios países de América Latina, el Pentágono y la Agencia Central de Inteligencia (CIA) intensifican sus acciones abiertas y clandestinas contra gobiernos constitucionales y legítimos. De manera continuada, los libretos del golpe de Estado de factura estadunidense en Venezuela exhiben sucesivas fases de intoxicación, desinformación y distorsión a través de los medios de difusión masiva bajo control monopólico. Esto se combina con medidas de coerción psicológica unilaterales y extraterritoriales y un vasto accionar sedicioso y violento, articuladas con redes digitales (de grandes corporaciones en la web), partidos políticos y dirigentes de la derecha internacional, ONG’s, fundaciones, sectas confesionales, el crimen organizado y paramilitares, poderes fácticos y grupos económicos transnacionales, y la injerencia de organismos regionales como la Organización de Estados Americanos (OEA). En suma: los medios convertidos en armas de guerra ideológica.

La intensificación del belicismo e intervencionismo contra la revolución bolivariana y otros países del ALBA, ahora con el mayor presupuesto militar de la historia, responde a las directivas del Pentágono sobre enemigos asimétricos y guerras no convencionales, irregulares o de cuarta generación, que no se circunscriben a las reglas establecidas por los códigos internacionales y evaden las restricciones fronterizas de los Estados, incluso mediante el uso de grupos paramilitares, escuadrones de la muerte y organizaciones mercenarias que operan bajo la fachada de compañías privadas de seguridad.
Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario