Política de Juventud en Cuba. El empleo.

María Josefa Luis Luis

(Transcripción de sus palabras en el espacio Dialogar, dialogar de la AHS, 20 de enero de 2016)

Como Luis hizo una excelente contextualización de las políticas de juventud, voy a tratar de concretar aspectos más relacionados con la vida laboral. Como bien se estaba planteando anteriormente respecto a las políticas de juventud en Cuba, coincidimos en que están bastante subsumidasdentro de las políticassociales generales. El ámbito laboral no escapa a ese planteamiento que nos había hecho Luis anteriormente, pero donde aprecio que están un poco más dibujadas esas políticas de juventud es precisamente en el ámbito laboral, en determinados momentos. Después veremos lo qué está ocurriendo ahora.

De manera que, por esas características de las políticas socialesy las políticas de juventud en el país, hay aspectosdel ámbito laboral de los jóvenes y que muchas personas dicen: “Pero es que eso no solamente es para los jóvenes, yo diría que es para todos los que trabajamos”; entonces habrá algunos elementos que realmente tienen ese carácter más universal en las políticas laborales en Cuba.

Partimos entonces de que uno de los principios que rigenla política laboral es el trabajo como derecho ciudadano y como deber social. Eso en la historia de la política laboral cubana está bien definido, y por supuesto, la igualdad de derechos sin distinción de edad, de sexo, de raza, de color de la piel. Eso nos deja claro que, como política, no exista la discriminación por edad.

Ahora, ¿cuáles son las concepciones fundamentales que han regido la política de empleo juvenil? En primer lugar, en el caso de los jóvenes, el empleo se considera no solamente como una vía para satisfacer las necesidades materiales que tiene todo individuo, todo sujeto, sino que justamente se concibe el empleo como una vía de inserción social y de participación social de los jóvenes, es decir, de participación de los jóvenes en la construcción de la sociedad socialista. Eso explica por qué históricamente la posición de la Revolución respecto a la política de empleo juvenil está dirigidaa tratar de incorporar a los jóvenes al empleo estatal. Eso es muy importante tenerlo en cuenta porque así podremos entender las diferencias, los cambios y la manera en que se percibe entre los propios jóvenes y en la sociedad en sentido general lo que hoy está ocurriendo en el ámbito laboral.
Si nosotros no tenemos claro cuál es el tratamiento que se les ha dado a los jóvenes desde el punto de vista laboral en la etapa anterior, difícilmente podamos entender algunas reacciones de los jóvenes y de la propia familia en torno a esta temática en particular. Por eso es que llamo la atención sobre esto. Históricamente el Estadoha asumido la responsabilidad de la formación de los recursos humanos calificados y también de garantizar el empleo. Se ha asumido como un principio el pleno empleo en la sociedad cubana. Estoy hablando de la historia de las políticas laborales, aunque en la actualidad tengamos una situación un poco diferente.

Otro elemento importante que es necesario tener en cuenta es que los jóvenes tradicionalmente también han tenido un nivel de prioridad a la hora de la ubicación laboral y sobre todo en determinadas etapas, aspecto en el que se podría profundizar.
Otro elemento importante que no podemos perder de vista en materia de políticas de empleo juvenil tiene que ver con la protección a esta población, tanto por la legislación como por las acciones que se han emprendido por los diversos organismos que tienen responsabilidad o puntos de contacto con esta temática relacionada con los jóvenes.Está bien definida en la legislación laboral la prohibición del trabajo infantil, están concebidas en la legislación laboral, incluyendo por supuesto el Código del Trabajo, un grupo de regulaciones con respecto a la incorporación y las condiciones de trabajo en que deben trabajar los adolescentes, incluso niveles de autorización cuando se insertan en la vida laboral cuando aún no han cumplido la edad laboral, que todo el mundo sabe que en este país es de17 años. Existe toda una reglamentación relacionada con la autorización para el ingreso al trabajo, de las condiciones que deben observarse,dónde pueden trabajar los adolescentes, etcétera. Y también ha habido históricamente un conjunto de regulaciones —yo creo que en algunos momentos bastante excedidas–relacionadas con la ubicación laboral del personal calificado, es decir, de los recursos humanos que se gradúan de la enseñanza técnica y profesional y de los centros universitarios.

Otro aspecto que ha estado permanente también desde la década del ‘70 es el tema del cumplimiento del servicio social para los recursos humanos calificados, tanto para los técnicos medios como para los graduados universitarios. Ahora, al calorde las últimas modificaciones,hay algunos cambios o flexibilidad.

Otro elemento que siempre ha estado en la voluntad política del país y que se han hecho muchas acciones para evitarlo, son los jóvenes que ni estudian ni trabajan. Esta ha sido una concepción, no deben existir jóvenes desvinculados del estudio y del trabajo. Ese es un elemento que también está ahí presente, es decir, que se ha intencionadoen las políticas de juventud. En determinadas etapas se hicieron un grupo de acciones, se dio mayor prioridad a ese tema, y hoy quizás tendríamos que prestar mayor atención.

Es decir, estos son elementos que sirven de base para analizar cualquier tema que tenga que ver con las políticas de empleo relacionadas con los jóvenes en el país.

De alguna manera en las intervenciones anteriores se habían adelantado algunos aspectos relacionados con los “Programas de la Revolución” en la primera década deeste siglo, es decir, en la década del 2000, por lo que representaron esos programas. Aunque no todos estaban dirigidos a los jóvenes, sí había una intención de que los jóvenes asumieran unaposición de vanguardia en la sociedad. Es decir, había programas que beneficiaban directamente a los jóvenes, pero había otros en los que los jóvenes estaban llamados a desarrollarun rol protagónico en la solución de los problemas sociales que existían en el país.

Desde el punto de vista laboral, los programas de la Revolución también aportaron importantes cifras de empleo, fueron importantes fuentes de empleo para los jóvenes. Porque uno de los conceptos con los que se hicieron la mayoría de estos programas, sobre todo los programas emergentes, era que todo joven que se graduaba de un Programa de la Revolución tenía garantía de ubicación laboral, y la mayoría de ellos incluso en condiciones de trabajo y con condiciones de salario, en algunos programas en particular, por encima de la media de otras profesiones y por encima de la media de otras actividades laborales, incluso de profesionales. No es un secreto que eso generó un grupo de polémicas e incongruencias; en las propias universidades se debatía mucho en torno al tema.

Ahora, con independencia de las incongruencias que hubo en determinados programas, con independencia de las críticas de que pudieran haber sido objeto algunos de ellos, desde el punto de vista laboral no me cabe dudas de que fue una importante contribución para la inserción social, y en particular para la inserción laboral de los jóvenes, incluyendo el programa del Curso de Superación Integral para Jóvenes, tan discutido y tan debatido y tan cuestionadotambién, yo diría no tanto por la concepción misma del programa, como por la manera en que se fue desvirtuando y los errores que se cometieron al calor del mismo. Esto permitió no solo la inserción social sino la reinserción social de muchos jóvenes, de lo cual es probable que no todo el mundo conozca las estadísticas, que los registros solo los tengan los organismos encargados, y a nivel micro solamente lo sabrán aquellas familias que lograron reinsertar a muchos jóvenes que prácticamente sentían que estaban perdidos. Entonces yo creo que desde ese punto de vista es uno de los valores importantes que tuvieron los Programas de la Revolución, donde estaba explícito, no escatimar ningún tipo de esfuerzo, aunque fuese económico, para lograr la reinserción social de los jóvenes.
Creo que este fue un momento, el período de la Batalla de Ideas, donde hay una contribución importante que no podemos obviar.

Y todo ese movimiento, en el que tuve la oportunidad incluso de participar, porque también se aprovecharon los resultados de la ciencia para tratar de enfrentar una problemática crítica que había en ese ámbito terminada la década de los ’90. Se fue más allá de la voluntad de la máxima dirección del país, también hubo trabajo coordinado de todos los organismos que tenían quever con esta temática, desde la Unión de Jóvenes Comunistas, el Programa de los Trabajadores Sociales, el Ministerio del Trabajo, el Ministerio de Educación, el Ministerio de Educación Superior, el MINFAR, el MININT, es decir, un grupo de organismos que sistemáticamente trabajaban en aras de lograr llevar adelante la estrategia que se había trazado con respecto al empleo juvenil en esos momentos. Como investigadora del tema, me invitaron a muchas de esas sesiones, nos pidieron que trasmitiéramos los resultados de nuestras investigaciones en esos espacios para contribuir a adoptar las decisiones que se considerara que se podían adoptar en esos momentos.
De manera que esa fue una etapa de mucho énfasis, que incluso se reflejó en la legislación laboralexplícitamente. El Reglamento de Relaciones Laborales de este país que se aprobó en el 2005 establecía que tenían prioridad para la ubicaciónlaboral los jóvenes. Y en esa época también, se dictaron muchas resoluciones y muchas regulaciones para garantizar que eso realmente se cumplimentara.

De cualquier manera,ya se ha explicado también acerca de la situación económica del país y las implicaciones queeso tenía. Esto tuvo su costo; tuve vivencias de entrevistas con administradores, directivos de empresas que se veían en una situación un poco embarazosa porque había que garantizar que los jóvenes se mantuvieran en los centros de trabajo y eso a veces gravitaba contra la eficiencia económica de la empresa. Por eso nosotros decimos que decierta manera esa política también gravitó en alguna medida en estos asuntos de la eficiencia económica del país, conduciendo a rectificaciones y a la adopción de nuevas medidas hacia mediados de la década.

En esta etapa empiezan a producirse un grupo de modificaciones, las cuales por supuesto no puedo entrar a detallar por problemas de tiempo. De cualquier manera, sí me parece que este proceso de reordenamientosí tiene una incidencia directa e importante en la vida laboral de los jóvenes, en las políticas de juventud.

Yo voy a llamar la atención en lo que dice el Lineamiento 167 referido a la política de empleo, se establece: “Favorecer la incorporación al empleo de las personas en condiciones de trabajar como forma de contribuir a los fines de la sociedad y a la satisfacción de sus necesidades”.

Hay algunas palabras que a mí me dicen mucho en ese Lineamiento: primero, que hay una continuidad con respecto a la política relacionada con el empleo. Pero hay algunas expresiones en particular que me llaman la atención: “Favorecer la incorporación al empleo”. Habíamos dicho anteriormente que el Estado se responsabilizaba con la formación y la ubicación laboral de laspersonas. ¿Realmente está en condiciones el Estado en estos momentos de ofrecer un empleo a todos? Es algo que realmente entra en el análisis, hubo incluso que analizar todo este asunto de las plantillas infladas y la necesidad de hacer un reordenamiento laboral en el país. El Estado asume la posición de “favorecer…” ¿Cómo? Por las vías posibles, no necesariamente todos por la vía del empleo estatal. Ese es un elemento importante que también está reflejado en otro de los Lineamientos como otra de las opciones de empleo, en las formas de gestión no estatal de la economía.

De manera que ¿dónde está la responsabilidad? En cuanto al trabajo por cuenta propia, a veces se dice: “Pero,bueno, es que hay un super control sobre el tema”.A mi juicio, si el Estado tiene justamente la responsabilidad de favorecer… ¿Cómo va a favorecer la incorporación a ese sector?Tienen que adoptarse un grupo de decisiones que puedan facilitar que las personas se incorporen a ese sector.Esta medidas están relacionadas con la flexibilización, los procesos formadores, con la legislación, con la Seguridad Social, que se incorpora como un elemento nuevo a las modificaciones que se producen a partir del 2010 en el trabajo por cuenta propia, que sí existía desde antes.

Entonces, desde ese punto de vista,¿por qué yo decía que era importante saber lo que ocurría antes en relación con los jóvenes para ahora poder entender lo que está pasando, y cómo los jóvenes perciben la realidad que tienen hoy? Si antes estaba explícito que había una prioridad para los jóvenes, ahora lo que estamos observando es que los jóvenes prácticamente, como tendencia, se ponen en igualdad de condiciones con el resto de la población, es decir, esa prioridad que antes existió ahora no es posible mantenerla exactamente como se había planteado.

Eso no quiere decir que no existan un grupo de regulaciones que tienen que ver exactamente con los jóvenes, que losprotegen en determinados aspectos, o que determinada legislación tenga que ver exactamente con ellos.

Yo creo que debemos concentrarnos en dos aspectos fundamentales desde lo laboral en este momento de la actualización del modelo económico: uno tiene que ver con el proceso de reordenamiento laboral y el otro tiene que ver con el proceso de ampliación del trabajo por cuenta propia, o del trabajo en el sector no estatal de la economía en sentido general, pero a los efectos de los jóvenes me voy a referir fundamentalmente al trabajo por cuenta propia.

Para hablar del reordenamiento laboral también necesitaríamos mucho tiempo, porque el reordenamiento laboral va más allá de la disponibilidad laboral. El proceso de reordenamiento laboral implica otros procesos que tienen que ver con entidades, con reajuste de objetos sociales de entidades, proceso de unificación de Ministerios, de empresas, en fin, es muy amplio todo el proceso de reordenamiento laboral. Y me voy a referir a la disponibilidad laboral.

¿Qué se plantea desde ese punto de vista en el proceso de disponibilidad laboral? ese proceso se realizaría sobre la base de la idoneidad demostrada. Anteriormente, cada vez que había algún proceso de este tipo, había prioridad para los de más antigüedad, por lo tanto aquí tenemos que hacer un doble análisis: uno, de hecho, justamente para no discriminar, a los jóvenes los están poniendo en igualdad de condiciones: no porque hayas llegado al final tiene que ser necesariamente el que quedes disponible. Pero eso de todas maneras no lo excluye de estar en una situación de desventaja por naturaleza. ¿Por qué razón? Primero, porque la decisión con todas las regulaciones que están establecidas, por supuesto, o que se establecieron para el tema de la disponibilidad laboral, de cualquier manera es decisión de personas, son personas las que deciden quién es la persona idónea, y entonces puede ser víctima de la subjetividad: si usted llegó hace un año o dos años, puede sentirse que no tiene la misma experiencia de una persona que tiene más tiempo en ese empleo, y entonces puede ser víctima desde ese punto de vista de la subjetividad de las personas que tienen que tomar determinaciones. Pero la propia regulación, al establecer, digamos, la protección salarial para los que quedan disponibles, establece que esto se hace atendiendo a la antigüedad de las personas, según los años de vínculo laboral que tienes. Por lo tanto, el que lleve tres o cinco años trabajando y quede disponible, se le protege salarialmente un mes; si lleva quince o veinte años de labor, entonces tiene mayor protección. Es decir, es justa la política pero no es menos cierto que el más joven está en desventaja, son cosas que tenemos que tener en cuenta para poder entender las interpretaciones, las posiciones de los jóvenes. Sí son cosas que realmente no podemos obviar cuando estamos analizando estas problemáticas.

Otro elemento importante en el reordenamiento laboral tiene que ver con la protección a los jóvenes, es decir, se estableció que no era posible dejar disponibles a los jóvenes que estaban en adiestramiento laboral ni cumpliendo servicio social. No era condición de disponibilidad para estos jóvenes.

Y otro elemento ya manejado también relacionado con los jóvenes al calor de este proceso de reordenamiento laboral,es el proceso de análisis de los programas de la Revolución. Algunos de estos programas se extinguen, otros se institucionalizan, otros en ese proceso de institucionalización se van sumando a determinados organismos, a determinados ministerios. Hubo muchos jóvenes que se vieron afectados desde el punto de vista laboral por ese proceso, programas muy particulares como por ejemplo el de Trabajadores Sociales. Para muchos las opciones de trabajo no les convenían o no siempre hubo una opción de trabajo. No podemos pensar en la capital solamente, cuando nosotros estamos hablando no lo hacemos solamente de la capital, estamos hablando de todo el país. Y paradójicamente, ocurrió que del programa que trabajó tanto tiempo en función de esa temática hubo jóvenes que tuvieron algunas situaciones para la reinserción laboral.
Y el otro elemento tiene que ver con la ampliación del sector no estatal de la economía. ¿Por quédigo que ese es otro elemento importante para los jóvenes? Porque como históricamente la política laboral del país había estado dirigida a incorporar a los jóvenes al sector estatal de la economía, para conseguir una licencia para ser trabajador por cuenta propia antes del 2010 era sumamente difícil, ya que había garantía de empleoen el sector estatal, y era una política intencionada que los jóvenes se vincularan a las entidades estatales.

Al ampliarse el trabajo por cuenta propia, al no existir alternativas suficientes para garantizar el trabajo a los jóvenes, entonces se da este como una alternativa de empleo, como una alternativa incluso de ubicación, no para los profesionales universitarios, eso queda claro que hay toda una política para la ubicación laboral del personal calificado. De cualquier manera, después que las personas cumplen su servicio social no son pocos los jóvenes que han pasado al trabajo por cuenta propia.

Esto genera, nos pone retos importantes desde el punto de vista laboral. Primero, porque los jóvenes no están acostumbrados a esto; no solamente los jóvenes, la familia cubana no estaba preparada. Es decir, estaba acostumbrada a seguir un ciclo natural: nace el niño, estudia hasta tal año en la escuela, de ahí va parael Pre, para el politécnico o la Universidad, y después va para el trabajo. No siempre se acepta laalternativa de empleo en el sector no estatal, ni siempre están las condiciones para ejercerlo.

Muchos jóvenes acceden al empleo no estatal, no tanto por su vocación ni por su realización personal, como por el elemento económico, por los ingresos que les puede aportar. Pero eso implica sacrificar cosas, sacrificar intereses, sacrificar satisfacciones, muchas veces sacrificar formación. El grueso de los jóvenes que realizan trabajo por cuenta propia están concentrados en actividades como venta de productos alimenticios, transportación de carga de pasajeros, venta deútiles para el hogar y venta de productos agrícolas.

Uno de los retos está en la legislación laboral. ¿Cómo hacemos cumplir los derechos en este sector? Creo que a esto tampoco está acostumbrada la sociedad cubana. En el proceso de discusión del Código del Trabajoeste fue uno de los temas más cuestionados.

Afortunadamente el Código del Trabajo introdujo algunos cambios relacionados con eso, para mí el más importante de todos tiene que ver con el contrato, con el contrato escrito, porque debiera ser la garantía de que se cumplan al menos las condiciones elementales de esas relaciones laborales, que no son las mismas en una entidad estatal que con un particular. Las experiencia o las investigaciones nos dicen que realmente muchos jóvenes no conocen los derechos que tienen; a veces los conocen y no los defienden. Es decir, ante situaciones de violación,prefieren retraerse, lo aceptan, o los más intrépidosse van, pero no reclaman. Creo que ese es un aspecto importante que la sociedad cubana tiene que afrontar, porque si el trabajo por cuenta propia llegó para quedarse como una opción de empleo, es algo en lo que habría que estar trabajando.

Me parece necesario puntualizar algunos elementos sobre los que habría que reflexionar. Por ejemplo, la inconsistencia y efectividad de la proyección de la formación de recursos humanos, y las incongruencias que generan después en materia de empleo: ¿cuántos obreros calificados realmente necesitamos, cuántos tenemos posibilidades de ubicar? Eso es algo hoy que se debe pensar, porque está generando un grupo de problemas.Los graduados de esa enseñanza no siempre encuentran ubicación, pero tampoco les permite seguir avanzando. Con ese nivel educacional ya están limitados para cumplir otras aspiraciones de superación y acceso a un buen empleo.

Otro tema tiene que ver con los ingresos en el sector estatal de la economía, ¿cómo nosotros garantizamos, cómo aseguramos que no se nos fuguen nuestros talentos? y lo digo no solamente para el exterior sino para el trabajo por cuenta propia.
Otro elemento que ya estamos vivenciando es la disminución del interés por la superación de muchos jóvenes. ¿Por qué? Porque como tienen una manera más fácil de ganar dinero, de tener ingresos, se manifiesta una pérdida de interés en un sector de la juventud por superarse, sobre todo aquellos que están trabajando por cuenta propia.
Respecto a los jóvenes que trabajan en el sector no estatal de la economía,se requiere cierta preparación delos jóvenes para asumir esos trabajos, no solamente desde el punto de vista de la actividad misma, sino de las relaciones que tiene que enfrentar, de la cultura jurídica, etc.

¿Cómo asegurar también que las garantías que le da la legislación laboral se cumplan? Está todavía por ver si realmente lo que está en el Código está cumpliéndose, cómo lo hacemos cumplir. Ese es un elemento importante que hay que pensar.Cómo desarrollar esa cultura laboral en los jóvenes para que defiendan sus intereses en ese ámbito también.
¿Cómo asegurar que prevalezca el compromiso social de los jóvenes que trabajan en el sector privado?Eso tiene que ver con calidad de servicios, tiene que ver con etc.
Otro fenómeno que habría que tener en cuenta tiene que ver con la reproducción del fenómeno de la desvinculación laboral en los jóvenes, jóvenes que no estudian ni trabajan. Yo creo que ese es un fenómeno, un reto que todavía está ahí latente en la sociedad cubana.

Acerca de Dialogar, dialogar

Historiador, investigador, papá de María Fernanda y Alejandra
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Política de Juventud en Cuba. El empleo.

  1. Pingback: Política de Juventud en Cuba. El empleo. | Solidaridad Latinoamericana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s